El Viaje de la Expansión de Consciencia

Parte 3

Parte 1 | Parte 2


Los 3 requisitos para sentir la libertad y felicidad radical de tu Ser y vivir consistentemente desde esa consciencia


Ok. Llegaste hasta aquí. Genial :-) Hagamos un breve recuento de lo ya compartido:

Estás aquí, en esta vida, para sentir y vivir la plena expresión del Ser que Realmente Eres, tanto como te sea posible.

Eres un Ser espiritual viviendo una experiencia humana. Jugando un juego de expansión de consciencia que pasa por despertar de unas ilusiones.

Una aventura que incluye la posibilidad de vivir la experiencia humana desde la plenitud radical de tu Alma. Sí, con todo y sus circunstancias. Y sus retos.

En libertad. Liviandad. Paz. Entusiasmo. Felicidad. Y certeza de tu Verdad. Radicalmente.

Estamos hablando de un viaje en tu consciencia hacia la esencia de tu Ser. Un viaje sin retorno.

Un viaje sin destino. Porque no hay un lugar al que llegar. Mas sí una travesía infinita de expansión que experimentar.

Un viaje cuya esencia es la expansión de tu consciencia, más allá de lo que has creído que eres y como hasta ahora has definido la vida. Una maravillosa experiencia hacia más de lo que siempre has sido, realmente eres y eternamente serás.

Vivir este viaje y experimentar la expansión hacia la experiencia de tu plenitud radical más allá de las ilusiones, requiere vivir 3 procesos clave.

Procesos que están para ser vividos, en un continuum de expansión de consciencia. Es decir, dinámicas que, mientras estés en el juego humano, vivirás en cada vez más amplios e infinitos niveles de consciencia.

Así que no confundas estos 3 requisitos con cosas a completar o alcanzar. No hay un sitio al cual llegar ni tal cosa como lograr “la iluminación” y ya.

Ahora, puedes leer sobre estos procesos. Puedes incluso creer que entiendes a qué se refieren, de qué tratan y cómo es que son requisitos para la plena experiencia de tu libertad y felicidad radical.

Pero así como no aprendes a nadar leyendo un libro ni yendo a una conferencia sobre natación, nada sustituye a sumergirte en la experiencia directa de tus propios procesos de expansión.

Por eso, despertar de las ilusiones y liberarte de su efecto hipnótico, y abrirte a la plenitud radical de tu Ser, pasa por…

El primer requisito:
Desidentificarte de tu mente y reconocerte como la presencia más allá de ella

Podemos referirnos a nuestra mente como un ente. Como algo, de alguna manera, aparentemente separado de nuestra consciencia. Pero aún así, el condicionamiento social nos ha llevado a operar como si fuéramos nuestros pensamientos y emociones.

Todo sufrimiento es producto de una creencia. Una idea opcional, a la cual nos aferramos desde el hábito inconsciente de identificarnos con el contenido de nuestra mente.

La experiencia de libertad, felicidad y plenitud radical a la que apuntamos reside en el espacio entre tus pensamientos. En el silencio de tu mente. Y en el reconocerte como ese espacio y silencio en el que tus pensamientos y las emociones que los acompañan, aparecen… y se van.

Lo que se mantiene más allá de la transitoriedad de los movimientos de tu mente, es quien realmente eres: la presencia siempre existente y libre de tu consciencia espiritual.

Vivir esto requiere despertar del trance desde el que nos sentimos al efecto de nuestros pensamientos. Requiere soltar viejos hábitos acerca de cómo funcionamos en el mundo, y abrirnos a la maravilla del misterio que realmente somos más allá de lo que cualquier pensamiento intente explicar.

No hablamos de sustituir creencias por otras ni de pensar en positivo. Al contrario: en cierto sentido, nos referimos al desmoronamiento de algunas creencias. Al desvanecimiento de algunas convicciones.

Al hacer evidente lo que, desde la perspectiva del Alma, es totalmente innecesario y hasta ilógico creer que es y que existe.

A lo que apuntamos es a conectar con el profundo y hasta visceral reconocimiento de la Consciencia Espiritual que somos, más allá del fenómeno de nuestra mente, sus creencias, emociones y pensamientos.

Sin esto, la experiencia de plenitud del Ser que realmente buscamos, seguirá escapándose de lo poco que somos capaces de ver cuando operamos identificados –es decir, creyendo y sintiéndonos– con nuestros pensamientos y emociones.

Para vivir consistentemente la libertad, felicidad y plenitud radical, no sólo hace falta encontrarte fuera de tu mente. También es necesario…

El segundo requisito:
Integrar la experiencia directa de la presencia y absoluta libertad de tu consciencia en cada ahora

Las ilusiones de la incompletitud del ahora, de la promesa del después, de la posibilidad que algo pueda faltar, de la dualidad bueno/malo, del poder en el afuera, de la supremacía de la acción… e incluso del poder de la mente física, se sostienen no sólo de creencias arraigadas en nuestra mente.

También se alimentan del hábito de vivir continuamente la experiencia de la desconexión con el ahora.

En la Existencia hay un único momento: ahora. La consciencia que realmente eres siempre está aquí y ahora.

Aún cuando puedas tener la experiencia de desconectarte proyectando a futuro o añorando el pasado, esas experiencias las estás creando y recreando en un único momento: ahora.

Tú sólo puedes encontrarte en las 6 experiencias de plenitud radical, cuando estás despierto al ahora.

Pero nos hemos condicionado como sociedad a continuamente estar inconscientes del único momento en el que podemos existir.

De ahí que la ansiedad, el miedo, la desesperanza, la desolación, y tantas otras experiencias de contracción sean tan comunes.

De ahí que las 7 ilusiones sigan aparentando ser la realidad contundente de la vida.

Y es que vivir la plenitud del Ser que Realmente Eres requiere dejar de escapar crónicamente del presente. Requiere despertar a la presencia de tu consciencia en cada ahora.

Requiere reconocerte en la siempre presente y absoluta libertad e independencia de tu consciencia, para conectar con la vibración de tu resonancia.

Requiere aprender a operar en la vida desde una nueva consciencia, un nuevo centro, una nueva presencia.

Desidentificarte de tu mente te apoya a esto. Así como anclar tu presencia en el ahora contribuye a encontrarte en la consciencia más allá de tu mente.

Pero vivir a plenitud es más que despertar a la hipnótica identificación con tus pensamientos y emociones, y más que encontrarte en la paz, liviandad y neutralidad del ahora.

Vivir la plenitud de tu Ser implica también…

El tercer requisito:
Alinearte en la experiencia de tu humanidad a la perspectiva expandida de tu Verdadero Ser

La aventura de la expansión de la consciencia es reencontrarte cada vez más dentro de los confines del juego humano, con más de quien eres como ser espiritual.

En otras palabras: vivir tu fisicalidad en conexión y alineado a la perspectiva no-física de tu Alma.

No porque tu consciencia espiritual sea más importante que tu experiencia humana. Sino porque de esa forma integras más de la totalidad del Ser que eres, y pasas a vivir como un ser humano más eficaz y eficiente.

Eficaz en procurarte experiencias de plenitud radical, y eficiente al pasar más rápido y profundamente a través de tus retos, acelerando así la evolución de la consciencia.

Nuevamente, no hay nada más práctico que la expansión de tu consciencia.

Esta conexión y alineación es lo que nos permite abrirnos a estados de ser de profunda libertad, liviandad, paz, entusiasmo.

Y es que la intención detrás de tu existencia es, fundamentalmente, una sola: vivir tu Verdadero Ser tanto como te sea posible, en cada ahora.

Conectarnos y alinearnos a esa intención pasa por integrar en tu consciencia –no sólo entender intelectualmente– perspectivas como las que nosotros llamamos…

Las 5 Sabidurías del Ser…
lo que tu Alma sabe más allá de las ilusiones


Quien Realmente Eres es una expresión individualizada de la Existencia. Consciencia Espiritual eterna, libre e infinita jugando el juego humano.

Lo que experimentas –el 100% del tiempo– es una realidad 100% auto-generada dentro de nuestra Consciencia, en el único momento que existe: ahora.

Tu resonancia es la única autoridad para vivir a plenitud, y tu entusiasmo el motor y principio organizador de tu vida.

Todo es UNO. No hay un «allá afuera». Sólo proyecciones en la Consciencia, que sirven de espejos para ver más de quien Realmente Eres.

En la Existencia no hay tal cosa como escasez ni exclusión, sólo abundancia de aceptación incondicionalmente amorosa y siempre presente.



Las implicaciones prácticas de estas ideas son tremendamente poderosas: en nuestra relaciones, nuestra paternidad, nuestra profesión, nuestra abundancia, nuestra creatividad.

Más allá de lo individual, también en lo colectivo, lo financiero, lo político, lo ecológico e incluso en la sustentabilidad de la humanidad.

Desde una mirada práctica, el viaje de la expansión de consciencia te lleva dar…

Saltos de Consciencia…
la razón por la qué expandir tu consciencia sí funciona


En la medida que expandes tu consciencia, despiertas de las ilusiones, y vives los procesos que conforman los 3 requisitos —desidentificarte de tu mente, integrar la experiencia directa de la consciencia siempre presente que eres, y alinearte a la perspectiva expandida de tu Verdadero Ser— ocurre lo inevitable:

Se transforma radicalmente tu manera de relacionarte con lo cotidiano y lo trascendente.

Independientemente de las circunstancias –que puede que cambien, como puede que no– tu experiencia de vida, junto tu sentir y tu accionar, se modifican profundamente.

Y las 6 experiencias de plenitud radical se hacen cada vez más palpables:

La libertad y total independencia de tu estado de ser.

La liviandad de la presencia que eres ante la aventura de la vida.

La paz sin palabras ante lo que es.

El entusiasmo por expresar la vitalidad de tu Alma.

La certeza absoluta de la disponibilidad en todo momento de las cinco experiencias anteriores.

Esto ocurre porque al vivir el viaje de la expansión de consciencia, vas experimentando transformaciones internas que te llevan a encontrarte con la vida desde otras perspectivas. Otras miradas. Otros espacios vibracionales.

Algunos de esos saltos transformadores de vida que comienzas a experimentar son:

De la separación al uno.

Del materialismo a lo espiritual.

De lo mental a la Consciencia Espiritual.

De lo racional a la resonancia.

Del sufrimiento a la paz.

De la contracción a la expansión.

Del guiarte por las apariencias a las decisiones intuitivas.

De las circunstancias al estado de Ser.

De los juicios a la aceptación.

De la aprobación a la libertad.

Del egoísmo al serismo.

Del buscar el éxito a la expresión auténtica y creativa.

Del control a fluir.

Del miedo al miedo a usar el miedo.

Del “esto o aquello” a esto y aquello y esto es aquello.

De la intelectualización a la experimentación.

De la esperanza al saber.

De la lucha a la aventura.

De la seguridad a abrazar la incertidumbre.

De la escasez a la abundancia.

Del amor egoísta al amor incondicional.

De los requerimientos a las preferencias.

De los juicios a las preferencias.

De la verdad a la funcionalidad.

De la referencia externa a la guía interna.

De la victimización a la creación.

De ser receptor a ser creador.

Del culpar y proyectar al aprovechar el reflejo como espejo.

De las emociones como prueba a los sentimientos como señales.

De armar el futuro a disfrutar integralmente el ahora.

De la ilusión del poder al poder de la ilusión.

De la posibilidad a la probabilidad.

De la manifestación física a la entonación vibracional.

Del poder de las circunstancias al poder de la perspectiva.

De interpretes de significados a generadores de significados.

De la historia que nos contamos a la experiencia sin historias.

De la felicidad producto de las circunstancias al descubrimiento de la plenitud divina que realmente eres.

De la imperfección a la perfección.

De la búsqueda al descubrimiento.

Del estancamiento a abrazar el fluir.

Del conocimiento a la imaginación.

De un sólo mundo a infinitas realidades paralelas.

De la distracción a la apreciación.

De necesitar confirmación al disfrute de la certeza de lo que ya es.

Del “Sí, pero…” a la convicción radical.


Al dar estos saltos producto de tu expansión, cambias —literalmente— de realidad.

Pasas a vivir cada vez más en una realidad representativa de tus nuevos niveles de consciencia. Una vida cada vez más expresiva del disfrute de tu Alma.

De tu plenitud radical. De tu libertad y felicidad radical.

Eso es lo que deseamos también para ti.

Leo Alcalá & Evelyn Mezquita

firmas_leo_evelyn

Pin It on Pinterest

Share This

¿Resuena contigo lo que lees? Suscríbete para recibir más para tu expansión de consciencia cada semana en tu bandeja de entrada

Puedes seguir leyendo una vez te suscribas

x