cruzando el puente entre
lo Intangible y lo pragmático

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Happy Now

Sea la que sea tu búsqueda, sea el que sea tu reto, esto es lo que encontrarás aquí y en mí: UNA obsesión implacable POR utilizar lo cotidiano como contexto para despertar y expandir la consciencia.

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

En dos platos, de esto se trata: espiritualidad práctica*

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

Profundiza, acelera y Aterriza tu viaje de Despertar

Ser [Padres] Conscientes

Programa de 9 semanas

Acompañamiento VIP 1a1

Procesos a la medida

Programa de 9 semanas

Llévate GRATIS esta herramienta para tu Expansión

Para destrancarte, clarificarte y alinearte a tu verdad, obtén gratis la Guía de «Exploración Dinámica»

SIgue mi mensaje
@elpoderdeser

Cuando era niña era casi a diario que mis hermanas y yo éramos castigadas, y frecuente que mi papá nos pegara.

Sí, sabíamos que a otras amigas no les pasaba, pero en mi casa la violencia verbal, emocional y física en mi casa era “normal”.

Mi mamá buscaba protegernos.

¿Cómo?

No activando el carácter de mi papá.

Silencio.

Distancia.

Obediencia.

Complacencia.

¿Cuándo es que nos damos cuenta de que algo que está siendo… no “debería” ser?

¿Cuándo es que dejamos de normalizar, de aceptar, de tolerar, de buscar caminos para apaciguar el miedo y sentirnos cómodos?

¿Cuándo es que dejamos de confundir forma con fondo?

¿Cuándo es que llamamos a las cosas por su nombre?

¿Cuándo es que nos atrevemos a reconocer que hemos aceptado lo inaceptable?

¿Cuándo es que la famosa «disonancia cognitiva» se activa para avisarnos, incomodarnos y alertarnos de que algo NO ESTÁ BIEN?

¿Cuándo es que llega el BASTA YA?

Mi mamá, hizo lo que pudo con su historia, con lo que sabía y desde lo que no sabía.

Para mí esperó demasiado.

Yo era quien con más frecuencia se enfrentaba a mi papá.

Una vez me abofeteó tan fuerte que del golpe caí al piso. Me levanté y le dije: “tengo otra mejilla, puedes darme del otro lado” (me partió una muela por cierto).

¿Era él un mal hombre? No.

¿Era mi mamá tonta? No.

Ambos tenían sus historias.

Yo hice mi trabajo profundo, profundo, muy profundo, y atendí su impacto en mi vida.

Son historias trascendidas y lecciones aprendidas.

Cuando quien está para resguardarnos no lo hace, nos toca tomar nuestra seguridad en nuestras manos.

👁 Cualquier similitud con la experiencia global y colectiva que transitamos no es coincidencia.

He aprendido a reconocer el abuso, la injusticia, la coacción y coerción.

El nivel de absurdo y obviedad, de ilegalidad y conflictos de intereses en el manejo de la crisis manipulada que vivimos no me pasa desapercibido.

Hace mucho que ajusté mi escala de valores.

Es jodido comprarme porque no busco comodidad. No busco no tener miedo.

Libertad, Despertar, Evolución y Verdad son mis prioridades.

En lo humano. Y en lo “espiritual”.

Seguimos… en el continuum ∞
...

Las implicaciones de la «idea de separación» son incalculables desde lo íntimo y personal a lo macro y colectivo: depresión, miedo, violencia, irrespeto, acoso, pedofilia, tráfico humano, guerras, control, pobreza, crueldad, dominio, destrucción de la ecología etc. etc. etc.

Amplío el tema:

Hace 4 días escribí un post en cuya imagen se lee: “Evelyn, no me gusta el mundo que me muestras… prefiero el mío”.

Cuando allí escribí: “Y mientras no veamos el TODO, seguiremos sin atender las necesidades integrales de TODOS”… algunos confundieron ese “todo” con que necesitamos saber “todos los detalles de todo y de todos en todos sitios”.

Y por ahí no voy. No hablo del “todo” en su forma y detalle, sino a nivel de FONDO.

Escribí un siguiente post en el que mencioné el paradigma filosófico materialista para conectar con la separación (aclaro: materialismo como “materia”, algo “físico”, no como “consumismo”).

Verás, el paradigma materialista apunta a que la consciencia surge DE la materia y, en dos platos, nos ha llevado a una historia de separación que hace que tú, yo, el otro… «seamos» fundamentalmente entes “separados” por la materia.

No se trata solo que tú vivas en la Patagonia y el otro en Islandia, que una sea mujer y otro hombre, que aquel haya estudiado fotografía y otro medicina, que uno sea vegano y el otro se coma la vaca completa.

No se trata del hacer, tener o forma.

Se trata del fundamento, origen, fondo, lo común al TODO.

Pero no desde el yupi-yupi-campanitas-unicornios-todos-somos-uno-namasté.

No.

Cada día más individuos en áreas como física, neurociencia, medicina, sociología, filosofía, periodismo, cosmología, ingeniería artificial, psicología, ciencias sociales, humanismo, matemáticas y otras están dialogando y sumergiéndose en el paradigma filosófico-existencial llamado «Idealismo» como fundamento para explicar la naturaleza de la realidad.

¿A qué voy con todo esto?

A que hay MÁS, MUCHO MÁS, como siempre digo.

A que la profundización de nuestra mirada y elevación de las conversaciones cada día es menos opcional y más urgente como individuos y como colectivo.

(uf se acabó el espacio… qué poco cabe en un post 😬)

Seguimos… en continuum ∞
...

⏸ mañana seguiré con la serie de posts que inicié dos posts atrás, para elevar la conversación acerca de cómo miramos el mundo que miramos…
pero hoy Domingo quiero hacer un hiato.

💭 te invito a considerar la idea de si a lo mejor, quizá, tal vez, puede ser... lo que algunos llaman la «pensadera, filosofadera y profundizadera» (a la que me dedico como pasión personal y oficio profesional)… sea la “medicina” de fondo que tantos buscan.

✨ lo ha sido en mi caso.

🔎 después de 9 meses de vida intrauterina + 655 meses de vida extrauterina y con un guión volátil, con mucho drama las primeras 4 décadas, marcado por la transformación, resiliencia, curiosidad, determinación implacable , sensibilidad intuitiva y conexión a lo invisible… … doy fé inequívoca de que nunca fue en la superficie, en el humo de las ilusiones, en la huída, en otros, en el afuera… que encontré lo que buscaba.

💛 y… lo que todos buscamos, se llama distinto y se siente igual… el regreso a casa.

👣 no está para todos el andar el mismo camino. Cada uno encontraremos nuestro fondo, más allá de la forma.

👁 la invitación es a purificar y elevar la mirada… porque no se trata solo de lo que miramos… sino de cómo miramos aquello que miramos.

🙏🏼 con amor y desde el amor,

Seguimos… en el continuum ∞
...

… continuo el post de ayer, porque es fácil confundir forma y fondo.

Especialmente en un mundo anclado en el paradigma filosófico materialista (again, materialismo como materia, no como consumismo), en el que la forma apunta a que «todo lo que es» se divide en “partes separadas” dejando por fuera la UNIDAD de origen y fondo.

De allí que la narrativa cultural habla de que somos individuos-separados de otros individuos-separados habitando espacios separados… y en el que la experiencia de «ser y estar conscientes» es un subproducto de la materia.

(⚠️ no pretendo explicar en 2200 caracteres lo que en el Programa «Más Allá de la Mente» nos tomó varias semanas para apenas hacer una introducción, solo busco enmarcar el tema)

Desde ese paradigma y perspectiva materialista, efectivamente no es posible, ni relevante, ni necesario conocer de primera mano “todos los detalles de cada circunstancia que pasa en el mundo”.

Lógicamente en la «forma» hay conjuntos y sub-conjuntos, hay límites y elementos relevantes a unos y no a otros, para poder relacionarnos con lo que sí es pertinente a la burbuja individual.

Cuando movemos la mirada a lo colectivo, se hace más evidente lo corto que se queda el «materialismo» para promover evolución, bienestar y paz.

¿Cómo llegamos al nivel de arbitrariedad política, social y sanitaria que transita la especia humana?

¿Cómo es que aparecen nuevos problemas, retos y efectos que deterioran la calidad de vida, la salud mental y física, la sustentabilidad del planeta, e incluso se habla de una 6ta extinción masiva?

¿Cómo hay temas que no solo no se han erradicado sino fortalecido como la pedofilia, hambruna y pobreza extrema?

En gran parte se lo debemos a la consciencia de separación de la que hablo.

Muchos apuntamos a la mirada sistémica que lleva a reconocer la interconexión entre las partes, y no pensar/sentir/operar como que Africa o las ballenas no tienen nada que ver conmigo.

Pero ello requiere, primero, que cuestionamos ese “conmigo”… ese “yo”, ese individuo que observa al TODO y se siente apenas una “parte” de él.

No elevar la conversa nos lleva a mantener el discurso cómodo.

Y por ahí… no salimos de ésta.

… continuará ♾
...

“Es que no me gusta el mundo que me muestras, Evelyn. Prefiero el mío”

Palabras más, palabras menos, por unas razones u otras, hay quien me ha expresado ese sentir.

Pero ¿cómo se hace a nivel fundamental esa distinción de mundos sino es evitando, cerrando puertas, dejando fuera, ignorando… separando?

Supongo que cuando me hacen ese comentario se refieren a los ángulos no placenteros del mundo que también muestro.

El tema, amigxs míos, es que esos ángulos que a algunos no les gustan… no los invento yo.

Son PARTE ineludible del mundo que cohabitamos TODOS.

Y mientras no veamos el TODO, seguiremos sin atender las necesidades integrales de TODOS.

Seguirán llegando crisis colectivas… sin chance de salir de una para entrar en otra… achicando agua del Titanic, mientras los músicos siguen tocando.

¡Podemos —y necesitamos— vivir la belleza, magia, hermosura, lo sublime, poético, benevolente, y lo que nos gusta! ¡Es indispensable!

Sí, hay espacios íntimos, individuales y espacios colectivos.

Pero no neguemos lo que TAMBIÉN ES: la debacle general I-RRE-FU-TA-BLE que transitamos.

Íntimamente ligada a la historia de separación y el modelo filosófico materialista (no me refiero a consumista, sino a basado en la materia) sobre el que hemos contruido sistemas sociales, políticos, económicos, de salud, culturales, educativos, etc.

Un modelo filosófico que dice que la frontera de la materia nos separa… a unos de otros, de lo que conocemos como naturaleza, del planeta, los animales.

Y así hemos aprendido a creer que mientras “mi burbuja” del mundo esté protegida… lo que pasa en el mundo colectivo pues, sí, puede ser una mierda pero “aún no me toca” o “quiero enfocarme en lo bonito”.

Resulta que desde las referencias que tenemos, es que miramos e interpretamos, y quizá mis referencias de individuos con visiones sistémicas integrativas ha hecho que yo no pueda ya hacerme la vista gorda.

¿Te has preguntado desde qué meta- mirada ves lo que ves?

¿En que se basan tus opiniones y análisis desde los que tomas decisiones, haces planes, dices sí y no?

Hoy día no puedo dejar de ver la interconexión.

Una vez visto y sentido algo ¿cómo pretender no haberlo visto y sentido?
...

Es conocido que el primer paso para la rehabilitación en casos de adicción es aceptar la adicción misma.

Un componente íntimo de la experiencia de adicción… es su negación.

Y puede ser tan jodido atravesar esa etapa, como la rehabilitación misma.

Tocar fondo, si bien para cada individuo ese nivel es distinto, en muchas ocasiones es la única manera de activar el proceso de recuperación. Aunque no es la indispensable.

Hoy día, culturalmente hay una severa adicción a la seguridad y la certeza.

Y pues en un mundo con sistemas que se derrumban y deshacen ante nuestros ojos, la desesperación se ha hecho presente especialmente en individuos con miradas cortas, dormidos ante las ilusiones programadas, y que no hayan fortalecido sus propios sistemas internos de soberanía, confianza y paz.

Es tanto lo que está sucediendo en la humanidad… que resulta insoportable para algunos el reconocimiento de inestabilidad y peligro.

Y de negación en negación se va enterrando la vida bajo capas superficiales de cotidianidad.

Pretendiendo casi primitivamente una normalidad que probó su debilidad, mientras se apela a la obediencia del “salvador” que garantice la supervivencia.

Necesitamos…

subirle el volumen a la integridad para no irrespetar y minimizar el momento definitorio que transitamos.

elevar la calidad de nuestros “problemas” y conversaciones.

honrar nuestra participación en la película.

ser exigentes con nuestras preguntas y cuestionamientos.

saltar de la punta del iceberg y sumergirnos en las honduras del misterio de la vida.

atrevernos a arriesgarnos por lo que lo vale.

conectar a la Fuente con profundidad.

usar nuestra voz para más que repetir y obedecer.

ejercer nuestra verdadero poder.

tener devoción por la práctica y respeto por el proceso.

mover el foco de la forma al fondo.

priorizar evolución por sobre seguridad.

… y es que la cosa no está para desperdiciarla en pendejadas.

La historia y cuerpo que usamos, morirán.

Eso está claro.

Vivamos el sueño con honra y entusiasmo, con sustancia y curiosidad.

Como si fuera en serio.

Aún sabiendo que no lo es.

El camino es volver a nuestra Verdadera Naturaleza.

Seguimos… en continuum ∞
...

Son tiempos complejos.

Sistémicos.

Multi-factoriales.

De inextricable e ineludible conexión entre sus partes.

Nada es “solo” lo que parece.

Ni es suficiente hacer “solo” esto o aquello.

Mucho menos operar como si “ya sabemos lo que hay para saber” o que “ya llegamos a donde había que llegar”.

El movimiento, en continuum, es inevitable en la naturaleza.

Y naturaleza, es lo que Somos.

Detenernos no sólo no es posible, sino tampoco opción.

Cada individuo tiene «sus verdades» hasta que esa verdad, deja de serlo. Y así, lo que fue verdad en un momento, puede no serlo ahora.

La evolución tiene esa cualidad.

Permitirnos cuestionar nuestras premisas es no solo necesario, sino indispensable.

El juicio, auto-juicio, látigo y condena son distracciones que mantienen ocupada la mente, mientras se hunden los pies en las arenas movedizas de la ilusión de ser víctimas sin alternativa.

¿👆🏼 son éstas teorías inútiles👆🏼?

Oh no… son miradas que liberan cuando son vividas.

El viaje es sumergirnos en el misterio.

No es resolver, lograr, manipular, cambiar, controlar o insistir en que el afuera y los resultados sean los que reiteradamente el ego —no como enemigo sino como inconsciente protector— buscar provocar.

Fondo por sobre forma.

Práctica por sobre teoría.

Vivir bonito por sobre hablar bonito.

Alineación y armonía por sobre distracción y pretensión.

La búsqueda por conectar a lo invisible, lo místico, lo “espiritual” ha sido devaluado y burlado a medida que la humanidad ha permitido que la ciencia, tecnología e industrialización se apoderen de los espacios.

Y mientras se silencia la conexión a lo elevado… aumenta exponencialmente la experiencia de desconexión individual y colectiva.

¿No sabes por dónde empezar?

Qué tal por…

… purificar la mirada desde la que miramos

… hacernos responsables de cuestionar antes de obedecer

… apropiarnos de la tarea de investigar las verdades que ondeamos

… adueñarnos de que nuestra vida refleje nuestra más genuina filosofía

No estás solo ni separada.

Ni desconectada/o de la Fuente de lo que Todo surge.

El momento no tolera palabras vacías ni filosofía de microondas.

La barra sigue subiendo.

… en continuum ∞
...

👁 (este post trae recursos gratuitos, léelo completo)

- - -

¿Quién se atreve a apuntar que «El Rey está desnudo»?

¿Qué necesitamos para reconocer que «el nuevo traje del Emperador» no existe, y que el único incapaz de verlo es él mismo, y que los súbditos que le aplauden lo hacen solo desde su miedo a la consecuencia de usar su voz y discernimiento?

¿Cuándo es el momento de admitir que lo que parece… no es. Y lo que ES … aún no se asume?

Defender a capa y espada las ideas que hemos creído verdades, no promueve evolución… sino que refuerza la efímera ilusión de seguridad, certeza y bienestar que ofrece la mentira…

… sin darnos cuenta que a la vuelta de la esquina las frustraciones esperan agazapadas.

Confía en ese susurro del alma que te mantiene acercándote a mensajes como el que comparto en esta cuenta, más allá de la ocasional incomodidad que quizá sientas.

La ignorancia colectiva es trascendida cuando individualmente vamos reconociendo los absurdos.

La opción más pura… siempre es el camino.

Reconocer que no se sabe por dónde empezar el viaje de transformación, es ya haber empezado, porque se está dejando de adorar ciegamente el status quo.

Otra forma de “empezar” o “seguir”, es indagando, cuestionando y experimentando.

Y si quieres herramientas para ello, te invito a descargar una, dos o las tres Guías Gratuitas que encuentras en el enlace de mi bio.

Dos Guía de exploración con potentes baterías de preguntas:
* «Tu Verdad No Te Dejará en Paz Hasta que la Atiendas»
* «Amar No Es Suficiente»

Una explosiva guía con un Experimento para vivir en experiencia directa por 4 semanas (recibirás también por email un video de apoyo y varios correos para acompañarte):
* «El Alma Sabe lo que la Mente Ignora»

- - -

«El Rey está desnudo», también conocido como «El nuevo traje del Emperador» es un conocido cuento de Hans Christian Andersen que hoy día sigue lamentablemente vigente.

Quizá quieras buscar más sobre él, e iniciar una charla con sustancia contigo mismo/a o alguien con quien disfrutes elevar el nivel de las conversaciones.
...

«Integridad» es una palabra retadora de vivir, porque no admite medias tintas.

Y mientras más busquemos justificar acciones desalineadas, más se nos hundirán los pies en la arena movediza de la incoherencia.

El excesivo, absurdo e hipnótico alboroto externo está diseñado para distraer de la imperiosa necesidad de reflexión y profundidad en el histórico y trascendente momento que transitamos como colectivo —a quien se deje y no esté preparado para contrarrestar la intensidad del movimiento de evolución y despertar inevitable que está arrastrando y desmantelando lo que ya no puede sostenerse.

Si no lo ves… pues no lo ves.

Pero hacernos los pendejos, ya no es opción.

Si se intuye, si se huele, si se percibe, así sea a bajo volumen, quiere decir que ya no puedes dejar de atenderlo.

Un canal de poderosa seducción es el dinero. Y las ideas de escasez que lo rodean.

La búsqueda de monetizar, monetizar, monetizar…

Ejemplos cotidianos:

Expertos en IG enseñan cómo monetizar en IGTV con anuncios publicitarios.

Y cabe preguntarse: ¿y la integridad en dónde se deja?

¿Y si la marca que aparece aleatoriamente es de un producto que compromete mis valores?

¿No importa “porque estoy recibiendo dinero”?

¿Y los influencers que trabajan para/con/o promueven productos que van en contra de los valores que dicen tener… o que ni siquiera consumen…?

Incongruencia silente y bien pagada.

Tampoco se nos hace evidente la falta de integridad a la hora de nuestras compras, o del apoyo y aplauso a eventos sin tomar en cuenta el impacto sobre el deterioro ecológico por consumo de productos no sustentables.

Mientras sea instagrameable, se vale.

En estos tiempos que vivimos, donde el pensamiento crítico, el discernimiento y el despertar se han convertido prácticamente en amenazas para quienes tienen el control del poder mediático, socio-cultural, político y financiero, las estrategias han sido facilitar las tentaciones, contaminar de miedo, promover la separación, incrementar los niveles de comodidad, y potenciar por más medios la seducción de la distracción.

Urge:

Elevar el nivel de la conversa.

Humildad. Compasión.

Devoción a la práctica.

Y seguimos… en el continuum ∞
...

Si hubiese sido una película la escena habría mostrado un plano medio cenital, desde mi cintura, mostrando mis pies entrando a un sitio mientras la puerta se abría en slow motion.

Sin sonido de ambiente.

Creía recordar que en ese momento solo escuché silencio.

Pero mientras escribo estas líneas, cuando buscaba qué música representaría el feeling del momento, y me tropecé con «Dust to Dust» de The Civil Wars… empecé a llorar.

Era esa. Música, tempo, letra.

“You’re like a mirror, reflecting me
Takes one to know one, so take it from me
You’ve been lonely
You’ve been lonely too long
We’ve been lonely
We’ve been lonely too long”

Anyway… el feeling es indescriptible.

El asunto es que después de 15 meses, finalmente entré de nuevo a comer en un restaurant… y tomé un matcha en un Café… y recorrí una tienda/galería… y compré un libro en una librería.

¿Qué tiene todo ello de particular?

Para muchos, seguro nada.

Es lo “normal” ¿verdad?

“Regresar” a los espacios comunes. Hacer de “esto” que vivimos colectivamente el “nuevo normal”.

¿Cierto?

No.

No para mí.

Para mí… fue una experiencia de alta intensidad emocional.

Y es que me he abstenido durante 15 meses de entrar a cualquiera de esos (u otros) sitios, desde la congruencia radical.

No desde el espacio de la contraposición o retaliación, sino desde el de la integridad y respeto a mi verdad, principios, observación, indagación, investigación y experiencia directa.

Y no. No ha sido fácil.



Allí sentada, junto al amor de mis vidas, observando a mi alrededor a quienes estaban absortos en su respetable mundo, hice uso consciente de la habilidad con la que vine configurada, para conectar “al otro”…

… y lloré de tristeza al encontrarme rebotando por las paredes y en las personas una energía de separación, de abstracción, protección, amenaza, ruptura.

Mucha aceptación y resignación disfrazada de “normalidad”.

El mundo que conocíamos está transicionando y juntos… re-escribimos una nueva historia.

Pensé que este post sería distinto… pero nada coherente ha salido en dos días.

Quizá retome EvelynEyesNews y lo plasme allí, como hice con el post sobre The OA.

Seguimos… en el continuum ∞
.
(más en los stories)
...

La idea de “no interesarnos en nuestros pensamientos” fue una que a lo largo de cada uno de los intensos, sublimes y profundos 57 días de «Más Allá de la Mente» fue en extremo retadora para muchos.

Programación, adoctrinamiento y referencias a que ser “pensadores” es una validación de nuestra inteligencia y, por ende, requisito para el “éxito” en cualquiera de sus ilusorias presentaciones… son elementos que nos convencieron de que las “respuestas” se encuentran en las ideas.

Hace mucho olvidamos que es en el reconocimiento de nuestra experiencia directa que encontramos la única prueba de nuestra existencia.

Y la experiencia directa NO es un pensamiento. Ni una idea.

ES… una experiencia directa.

ES… una experiencia.

ES…

Y, en la historia de ese “yo” que reconocemos cuando nos vemos al espejo o decimos nuestro nombre, aún cuando es lo único puro y natural, lo único permanente, lo único que ha existido siempre… aún así, requerimos de la devoción a la práctica para recordarlo y reconocerlo.

¿Te parece todo esto de lo que te hablo “demasiado algo”? ¿Demasiado complejo, profundo, extraño, innecesario, confuso, difícil?

¿Acaso más complejo, profundo, extraño, innecesario, confuso, difícil que encontrarte en permanente ruido interno?

¿En interminable diálogo yo-con-yo?

¿En incesante auto-juicio, duda y debate?

¿A qué llamas complejo, profundo, extraño, innecesario, confuso, difícil?

Precisamente A los pensamientos. A esas ideas en las que te interesas, a las que apuntas la atención.

¿Qué sucedería de no interesarte en ellos?

No digo ignorarles, juzgarles o resistirles.

Hablo de no «interesarte» en ellos.

¿Hueles la paz posible al dejar de interesarte?

¿Y qué crees que es posible en y desde un estado de paz?

Te doy una pista… el silencio se convierte en una fuente inagotable de respuestas.

Seguimos… en el continuum ∞
...

Nuestra experiencia de realidad y todo lo que en ella incluimos: cada circunstancia, sensación, pensamientos, emociones, relaciones, o intercambios —alegres o sufridos— está definida por los filtros de percepción e interpretación de nuestra mirada y punto de perspectiva.

Es decir, no nos encontramos con LA realidad.

Sino con lo que de ella interpretamos.

Siempre.

Inescapablemente.

¿Cómo no dedicarle entonces nuestra energía, atención, tiempo y devoción a indagar en desde qué modelo interpretamos y desde qué mirada y meta-mirada percibimos?

¿Cómo no entregar nuestra práctica a la validación desde nuestra experiencia directa de las teorías que utilizamos para navegar la “realidad”?

¿Cómo es posible que no hayamos hecho una prioridad el despertar de las ilusiones en las que se sustenta el sufrimiento?

Es paradójico que al enfocarnos exclusivamente en el contenido de las experiencias, en arreglar o cambiar las formas, en la insistencia por controlar lo que ocurre… perpetuamos la ilusión y el mito de la separación que, a su vez, refuerza justo aquello que causa los problemas que se buscan solucionar.

Este nivel de sin-sentido, ilógica y absurdo solo puede ser explicado por la hipnosis que se mantiene activa al no hacer lo necesario para despertar de ella.

La indagación, comprensión profunda e integración progresiva de perspectivas más elevadas tiene implicaciones exorbitantes, tanto para la experiencia “interna”, como para la experiencia colectiva.

No conozco otra forma de “volver” y “conectar” (aunque nos hemos ido, ni desconectado realmente), y de exponer a la luz la paz natural de nuestra Verdadera Naturaleza… que conectando de forma consciente, consistente, profunda y devota con el estudio que nos redireccione a la experiencia directa.

Hoy culminan 8 alucinantes semanas de inmersión en el misterio en el programa «Más Allá de la Mente» en el que 210 individuos nos sumergimos en ideas y prácticas que tienen un potencial inefable de transformación.

Cuánta honra y agradecimiento 🙏🏼

Hoy, como nunca en la historia, el llamado es a volver al Origen, a la Fuente, a la Verdad de nuestra Naturaleza.

En continuum ∞
...

El ego es un proceso, una idea, un hábito, un concepto.

El ego no existe independiente del sujeto que lo conoce y que apunta a él.

El ego no es un sujeto, sino un objeto (inmaterial) que es notado.

El ego no sabe algo, no hace algo, ni genera ideas.

Por lo anterior —y más— el ego no tiene poder alguno per sé.

Tanto como una mano, por sí misma, no tiene el poder de escribir un poema.

Integrar esta perspectiva en nuestro sistema puede simularse, pero la experiencia interna pronto refleja la ilusión y la mentira, porque no se experimenta paz pura.

Cuando se va integrando realmente, desde la devoción a la práctica, ideas como “es el ego que me dice”… “el ego hace que”… “el ego me domina”… “tengo que tener al ego controlado”… pierden validez y sentido.

El uso superficial del concepto «ego» como argumento facilista para interpretar, explicar o describir comportamientos o para apuntar a ideas, revela la oportunidad de hacer trabajo serio de indagación y reflexión.

Estas palabras hacen sentido únicamente a nivel lingüístico para quien no ha indagado lo suficiente en su experiencia directa.

A pocos días de concluir el programa «Más Allá de la Mente», en el que durante los pasados 53 días más de 200 personas se han sumergido en la fascinación por el misterio… sé que algunos de ellos reconocen el poder de la indagación, del cuestionamiento, y respetan más que antes el valor del PRO-CE-SO por sobre la gratificación inmediata de los resultados.

A ustedes… SEGUIMOS… porque ES… o no sería.

Y a quienes aún no se sumergen… la invitación la hace la vida permanentemente, y mi deseo para ti es que la atiendas para que la experiencia sea gentil y no empujada por el incremento en la intensidad del llamado 🧨
...

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress
Error: El token de acceso no es válido o ha caducado. El feed no se actualizará.

© 2021 Evelyn Mezquita & Leo Alcalá / Dynamic Creations Assoc., Inc.