cruzando el puente entre
lo Intangible y lo pragmático

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Happy Now

Sea la que sea tu búsqueda, sea el que sea tu reto, esto es lo que encontrarás aquí y en mí: UNA obsesión implacable POR utilizar lo cotidiano como contexto para despertar y expandir la consciencia.

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

En dos platos, de esto se trata: espiritualidad práctica*

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

Profundiza, acelera y Aterriza tu viaje de Despertar

Ser Padres Conscientes

Programa de 10 semanas

Acompañamiento VIP 1a1

Procesos a la medida

El Mapa
del Deseo

Programa de 6 semanas

Llévate GRATIS esta herramienta para tu Expansión

Para destrancarte, clarificarte y alinearte a tu verdad, obtén gratis la Guía de «Exploración Dinámica»

SIgue mi mensaje
@elpoderdeser

Está sucediendo frente a nuestros ojos y bajo nuestros pies.

Lo que sea que está sucediendo en tu vida. En la de otros. En la mía.

Algo Ya es. Ya sucede. Ya está.

Es inútil negarlo y absurdo resistirlo.

Si ese “algo” es de nuestra preferencia, aplaudimos. Incluso, nos celebramos por haberlo “manifestado”. Sentimos algún grado de poder. Y alivio.

Si no es de nuestra preferencia, buscamos arreglarlo, mejorarlo o cambiarlo. Como si hubiese algo “mal”. Como si Amazon nos hubiera enviado el paquete equivocado.

Pero no hay devolución. YA ES.

Y cabe preguntar: ¿de quién es la preferencia?
.
¿Por qué asumimos que la máquina mental sabe de qué está hablando cuando dice que es “mejor” cambiar de punto A a punto B?
.
¿Es acaso ese cambio posible? ¿O ese no-cambio ES lo que más apoya la película de nuestra vida?
.
¿Y si lo que necesitamos para evolucionar ES que eso que la mente quiere cambiar, precisamente NO cambie de la forma en que la mente insiste en que “debe” cambiar “para entonces… ser felices y estar bien”?
.
¿Quién dice que “ser felices y estar bien” es el fin último?
.
Los eventos globales como los que atravesamos como especie en este momento nos recuerdan el poder de lo inevitable.

Son tan grandes que no nos queda sino bajarnos del pedestal de arrogancia en el que nos montamos al creer que controlamos algo.

Esa misma evidencia la encontramos en lo cotidiano, tan sutil, que la ignoramos. Mientras me lees, por ejemplo no controlas cada letra que lees ni cada pensamiento que surge en ti ante ellas.

Quizá algún sentimiento de rebeldía sin que puedas evitar que haya surgido, se quedó pegado en la idea de que es inútil y absurdo resistir lo que sucede.
Las ideas de poder, control, cambio… están a la venta.

Y la posibilidad de que no sea posible… atormenta.

Cuando hablo de «despertar» hablo de aprender a navegar estar aguas sin sucumbir a la seducción de las ilusiones, mentiras e historias; de descubrir lo que hay más allá de las apariencias; de rendirnos al flujo de la Consciencia que da vida a tu vida y a la mía sin estar en guerra con las emociones MIENTRAS nos sumergimos a plenitud en la fascinante experiencia plena de ser… humanos.
.
Seguimos ✨
...

Madrugada sin dormir.

Pasé de la incomodidad inquieta a la reflexión intencional, atravesando las cavernas de la máquina mental hasta sentir el poder del vacío.

Los mensajes son claros aunque la experiencia aún es confusa.

Sigo abierta y disponible a la conexión con la perspectiva más elevada. Y siempre llega.

Con la mirada interna encendida.

Y la mirada global ampliándose.

Con compasión.

Con el UNO activado mientras honro sus partes.

Conectada a lo que el Alma que Soy sabe, y la mente de Evelyn ignora.

Humildad y Fuerza Serena activadas.
.
.
.
Quien se había escapado de hacer el trabajo… puede sentirse ahora arrastrado, y ser utilizado.
.
¿Logras ver que no hay escape? O asumes tu poder o serás usado por el poder de otros. Los sucesos se aceleran. El camino se muestra.

Ya no es un tema de preferencia personal. De si “me gusta eso del despertar y la expansión de consciencia”, o de si “me interesa lo espiritual”. El efecto avestruz es cada vez más imposible de mantener.

La humanidad está en exámenes finales. Y no importa si lo crees o no.

Cada quien a moverse desde donde está. Conscientes. Atentos. Activos. Siguiendo los susurros del alma que nunca se equivocan.

Cada uno tiene su lugar, su tarea y su guión. Dejémonos recibir el mensaje antes de reaccionar. WAIT.

La confusión afuera está cazando al que se siente desconectado de su Esencia y busca protección, seguridad y comodidad.
.
¿Dónde estoy dormidx YO?
.
¿De qué me toca adueñarME?
.
¿Dónde estoy respondiendo… dónde reaccionando?
.
¿Estoy despertando o estoy obedeciendo?
.
¿Qué nace en mi corazón… qué es heredado, absorbido o repetido en automático?
.
¿Entre el escándalo… estoy accionando desde la Consciencia y la paz, o el miedo?
.
¿Cuál es mi objetivo y mirada individual… cuál mi objetivo y mirada colectiva?
.
Es legítimo “volver” hoy, después de la vorágine del día de ayer (para algunos) a la burbuja, temas, y pre/ocupaciones.

Habrá quienes ayer descubrieron nuevos caminos.

Y otros… nos mantendremos en “esto” de ser catalizadores de evolución porque es a lo que nos dedicamos… porque no podemos escapar del papel… porque para esto nos veníamos preparando.

Seguimos.
.
Art: @alexgreycosm
...

Edito y publico este post para declarar y sumarle mi ignorancia sobre la profundidad del racismo. Hoy llamaré a queridos amigos orgullosamente negros y les escucharé atentamente.

Se me hace insuficiente un martes o una semana de silencio con etiquetas virales para hacer el suficiente trabajo compasivo de escuchar, educarnos, conectar, expandir la perspectiva y amplificar el mensaje de las voces que necesitan exposición y deben ser atendidas.

El blackout tiene la función de ABRIR espacio a la exposición de «voces negras» que necesitan ser escuchadas, y que veamos en nuestros muros más temas relevantes y pertinentes a este momento.

Necesito estudiar y enfocarme esta semana en mente, corazón y espíritu. Compartiré contenido sobre las protestas y temas que sumen a la reflexión.

Qué potente cuando los más heridos abren caminos de sanación.

En castellano veo menos información que en inglés, y menos conexión emocional con el tema colectivo. Me siento invitada a ser portavoz de reflexiones y puente entre ambos idiomas y miradas.

Mi tema en esta cuenta desde hace muchos años es el despertar, la expansión de consciencia, la crianza consciente, la alineación a la verdad del alma. Así seguirá siendo.

Cada uno estamos llamados a hacer lo que arde en nuestra alma, lo que pide ser comunicado: arte, servicio, educación, salud, bienestar en cualquiera de sus expresiones.

Mi deseo ferviente es que este martes de silencio le sirva a quien lo viva para la reflexión profunda.

No podemos escapar de la raza humana. Es nuestro punto de conexión en redes y fuera de ella.

Veamos «The Big Picture». Usemos mirada sistémica. Pensamiento crítico. Hay más, mucho más sucediendo que “un virus”, que “unas protestas.” Hay un llamado final a la unión. Ya no es opcional, o cuando uno se acuerde.

Hay un profundo y radical mensaje para la humanidad. ¿Estoy recibiendo y viviendo mi parte del mensaje? ¿Lo estás tú? #racismo #justiciasocial
...

Escribo. Borro. Escribo. Borro. Vuelvo a escribir. Vuelvo a borrar.

Nada tiene sentido.

Es demasiado lo que está sucediendo.

Es muy poco lo que estamos haciendo.
.
“¿Eve, qué está pasando “en el mundo”?”, me preguntaron.

Que no estamos haciendo la tarea. Que hablamos demasiada paja y no vemos más allá de lo que nos toca la piel o el bolsillo. Que saltamos a conclusiones. Que no estamos viendo «The Big Picture». Que no discernimos. Que somos toderos de pacotilla y nos conformamos con parecer en lugar de ser. Que no escuchamos atentamente ni a los niños ni al que piensa diferente.

Pasa que nos quedamos en la superficie y no investigamos. Que le tenemos miedo al miedo. Que vendemos nuestra verdad por tener seguridad y comodidad. Que profundizar no es un valor sino un peo. Que se come mucha mierda con las apariencias. Que se aplaude a la gente equivocada y a cualquier vaina se le llama éxito.

Pasa que protegemos nuestras ideas más que la Verdad. Pasa que nos hacemos preguntas cortas, débiles, egóicas. Pasa que los estándares están por el suelo.

Pasa… que la mayoría no quiere verdaderamente despertar.

Pasa también que estamos confundidos. Pasa que hay mucho ruido. Pasa que hemos creído que estamos separados. Pasa que dejamos de abrazarnos. Pasa que permitimos que nos jodan, que nos pongan restricciones, horarios y tapabocas.

Pasa que dejamos que nos digan qué sí y qué no. Pasa que dejamos que otro nos regulen. Pasa que dejamos en manos de otros la guía del país, las instituciones y la educación de nuestros hijos.

Pasa que alguien nos dijo que estábamos rotos… y nos lo creímos. Pasa que nos dieron un diagnóstico y nos sentimos enfermos.

Pasa que de tanto olvidar ya no recordamos. Pasa que asumir nuestro poder puede cobrar un alto precio. Pasa que no estamos dispuestos.

Pasa que todo lo escrito me provoca también borrarlo. Pasa que prefiero seguir creando lo que Leo y yo estamos creando para sumar y que quien quiera despertar, encuentre un hilo para halar.

Yo soy solo yo. Y pasa que no, no sé qué está pasando en “el mundo”.
...

No hay una sola manera de responder ante las circunstancias. Hay 7.8 billones de maneras.

Y la única de la que puedes tener certeza, es de la tuya.

Yo no escribo para que otros vean que “me importa”, que “sé del tema”, que “estoy al día” o que “soy sensible”.
.
Yo no comparto como parte de una estrategia comunicacional. O para evitar o prevenir que me juzguen. Ambas opciones tienen sentido, hasta que cruzan una línea invisible… y se convierten en máscaras convenientes.

Yo escribo y hablo porque tengo una voz y necesito usarla. Porque si no lo hago, me ahogo. Porque no puedo escapar de la historia en la que está escrito que diga lo que digo.

Aún si me pusiera en los zapatos de otro, seguirían siendo MIS pies. La empatía tiene el límite inexorable e intransferible de la experiencia directa. Queda en palabras que impresionan pero no transforman.

No estoy enferma. Mi piel no es negra. No vivo en las calles. Mi hijo no es adicto a las drogas. Tengo acceso a tecnología. Y algunos derechos que aún se mantienen.

No puedo caer en la hipocresía de creer que entiendo lo que no he vivido. O hacerle creer a otros que lo entiendo.

Soy parte de la película y tengo el deseo, el llamado, la posibilidad, el deber moral y la responsabilidad ética de replicar un mensaje que a algunos aún no les llega.

Al menos, no les llega de la forma en que yo puedo entregarlo.

Yo comparto por y desde la convicción. No por estrategia.
...

La distancia no es social sino ideológica.

A mayor alboroto y agite en mi espacio interno, paradójicamente, va surgiendo más franqueza en mi historia. Y se evidencian más síes y más noes: en los quien, en los cómo, en los qué.
.
Hay caminos que ya no puedo tomar. Lugares a los que ya no puedo regresar. Formas que ya no pueden darse. El point-of-no-return que llaman.

Me voy distanciando sin escándalo de quienes por convicción o sumisión se apegan a narrativas de control, miedo, ego u oposición.

Me aprietan y sofocan las fórmulas, los pasos y métodos para cambiar, arreglar o mejorar. Ni hablar de acomodarse al agua hirviendo.

En el camino van quedando relaciones, estilos, ideas, proyectos. En la nevera dejo las sobras. Y algún que otro frasco sin abrir.

He renunciado muchas veces. He abandonado varias manadas. He sobrevivido múltiples escrutinios. Ni mi mente ni “yo” nos arrepentimos.

No me busquen entre la multitud ni cerca del circo. El agite ha ido haciendo efecto, y van apareciendo nuevos mundos, nuevas miradas, nuevas personas.

Porque no todos buscan soluciones. No todos buscan resultados. No todos buscan protección. No todos buscan promesas. Y yo no tengo nada de eso. Ni quiero tenerlo.

Soy la misma pero diferente, haciendo lo mismo pero diferente. En un mismo mundo… pero diferente. Y se activa mi entusiasmo de seguir dando lo que tenga para dar allí donde sea que aparezca.

Hace mucho que dejé de buscar «ser feliz». Y es cuando más he experimentado plenitud. Una plenitud diferente a la que imaginaba. Y es que poco ha sido como mi mente imaginaba.

Ayer, durante el lanzamiento del Falcon 9 al espacio, era tan poéticamente evidente que mientras la historia nos lleva a nuevas páginas… nosotros llevamos nuestra mirada del mundo, nuestros valores, nuestro corazón y experiencia con nosotros a donde sea que vayamos.

Y así me siento… alejándome de un mundo de certezas, mientras me acerco al infinito incierto de posibilidades.

Seguimos. Porque hay más. Mucho más.
...

No está en la historia de todos. No para todos funcionará.
.
Así como no está en la historia de todos ser padres, millonarios, o ser mordidos por un tiburón.
.
De niña siempre me pregunté por qué carajo “me mandaban” tanto rato para allá? Sí, sí. Seguramente tú también. O tu primo. O tu hermana.
.
Yo estudié 14 años en el mismo colegio católico. De monjas. Y pregúntame si recuerdo el 10% de lo que “aprendí” sobre física, matemática, dibujo técnico. O religión.
.
Recuerdo las (incontables) veces que terminé en la Dirección, con la Madre Josefa, regañada por cuestionar si Jesús y María Magdalena estarían enamorados. O cuando descubrieron que yo escribía “al revés”. O estar aburrida en clase.
.
Aún así, inscribí a mi hijo en un colegio cuando tenía 4 años, creo. Porque yo trabajaba todo el día, y él y yo vivíamos solos. Y porque creía que no tenía opción.
.
A sus 7, cuando nos mudamos a California lo registré en el colegio porque era lo legal. Porque creía que él lo necesitaba para aprender algunas cosas que yo no podía, no sabía o no quería enseñarle.
.
A sus 11 lo cambié de un colegio de sistema tradicional a uno un poco menos tradicional. Iba alineándome. Se iba mostrando lo que a sus 14 fue inevitable (para él y para nosotros): «No más colegio, gracias».
.
No fue que hicimos “homeschooling” (escuela en casa). Es que hicimos “unschooling” (no escuela), lo cual no quiere decir “no aprendizaje, ni no estudio, ni video-juegos todo el día” (al menos los primeros años jajaja).
.
Hoy, a sus 17 vemos que ha sido un viaje intenso, retador, fascinante, interesante, expansivo, revelador. Como la vida, pues. Como la crianza.
.
En lo humano, se necesitan ovarios y cojones. Paciencia. Compasión. Educación. Preparación como individuos, no solo como padres. Ensayo y más ensayo (no creo en el “ensayo y error”).
.
En lo más allá de lo humano, se necesita que sea relevante para la película de TODOS los involucrados. Yo no desescolaricé “por mí”. Fue un movimiento familiar. Y lo repetiría.
.
Es una opción. Es posible. Requiere MUCHA entrega y devoción. Y si hubiera sabido entonces lo que sé ahora… habría sido más fácil jajaja pero fue cuando fue. So it is!
...

Van pasando los días en este proceso que no alcanzo a describir. He estado sumergida en estudio, conversaciones y reflexiones deep down the rabbit hole. De índole “filosófico”, que llaman.

Me percato que van varios días en los que ha disminuido (no cesado) mi consumo de información (entrevistas, papers, etc) sobre el tema “coro na virus/pandemia/plandemia/manipulación de información/censura/conflicto/whatever”.
.
Se me hace evidente lo cómodo que es jugar a que no pasa nada.

Ignorar.

Pretender.

Distraerse.

Soltar.

Meter la basurita bajo la alfombra.

Dejar que otros se ocupen.

Adaptarse, como la rana.

Pero el día que hice el casting para Evelyn, definitivamente mi papel no era el de la rana hervida. Ni el del borrego obediente. Ni la mujer que mira al otro lado para no incomodarse o no incomodar.

Podemos correr. Huir. Escondernos. Hacernos los pendejos.

Pero nunca escaparemos de lo que llevamos dentro.

De nuestras verdades. Incluso las que no sabemos. Las que callamos. Las que enterramos. Las que nos joden.
.
«Nuestra verdad no nos dejará en paz hasta que la atendamos». Hay una Guía (gratuita) para ver esas verdades de cerca, que se llama así. La escribimos a 4 manos Leo y yo.

Si la quieres, es tuya. En mi bio hay un enlace. Haces click, la buscas, la descargas, la usas, la vives.

Seguimos. Porque detrás de esta pandemia, hay más, mucho más. Y nos afecta a todos. Negros, amarillos, blancos, verdes. Reales y plebeyos. Influencers, desconocidos. Grandes, chiquitos. Mayores, menores. Humanos. Animales. Planeta.

No hay escape para nadie. Lo que hay… es camino.
...

1979 (creo). Le entregué el examen a mi profesora al terminarlo, y mientras yo salía del salón de clases, me llamó y mirándome con cara de WTF, me dijo: “Mezquita, ¿usted me está mamando gallo?” (jodiendo, haciendo una broma). Yo había escrito todo mi examen con “escritura en espejo”, “al revés”. Como Da Vinci. No lo “decidí”. Yo solo escribí.
.
1990 Fumaba diariamente tres cajetillas de cigarrillos. No tenía pensado dejarlo. No me puse parches, ni hice hipnosis. Un día, comiendo pollo frito en un parque después de montar bicicleta con un amigo, me preguntó: “¿Cuándo vas a dejar de fumar?” “Mañana”. Le dije. No lo “decidí”. Solo salieron las palabras de mi boca. Y así fue. Never again.
.
1998 Depresión a tope. Quería morir. No lo anuncié. No era aviso. Era en serio. Estaba todo listo. De pronto, un último deseo: ir al cine. Mira tú. Al que vendía las entradas, le dije: “Un ticket para la película que empiece ahora”. Resultó ser «Más allá de los sueños» con Robin Williams. No “decidí” no matarme. Solo no lo hice.
.
2009 Ese Domingo de Junio en la mañana, mi mente tenía planes que nunca sucederían… porque ese Domingo en la tarde, me enamoraría, y no lo sabía. Mucho menos imaginaba de quién. Leo y yo nos conocíamos lo suficiente para “saber” que no éramos “el tipo” el uno del otro. Yo siempre me incliné por los chicos malos, los problemas, las relaciones dramáticas; el que no me quería, no podía o no me veía. Ese Domingo, yo “no decidí” enamorarme de mi mejor amigo. No medité sobre “mi pareja perfecta” durante 21 días seguidos. Ni estaba secretamente enamorada. Solo nos encontramos enamorados.
.
2015 Mi mamá es diagnosticada con cáncer. Ni siquiera fumaba. Comía sano. Era alegre, dinámica, compasiva, generosa. Puro amor. 2017 trasciende. Solo sucedió.
.
Se caen las fórmulas para “conseguir lo que se quiere”. Se evidencia lo inútil de los métodos para “cambiar”, mejorar o arreglar lo que no quiero, para entoooonces “vivir lo que sí quiero”.
.
Si nos atrevemos a sincerarnos, si suspendemos algunas ideas aprendidas… encontraremos pruebas una y otra vez de que el personaje no controla el guión.
.
No me preguntes qué hacer. Sólo… revisa tu historia.
.
Seguimos.
...

Nada ni nadie sobra en la gran película de la humanidad.
.
Cuando un extra se convierte de pronto en protagonista, nos permite ver —como colectivo— lo que no veríamos individualmente sin su participación.
.
Nada ni nadie sobra en mi película. Tampoco en la tuya.
.
Una vez que la escena se revela, negar la invitación que ésta hace requeriría una historia fabricada en la mente, para justificar pretender que no ha sucedido, y volver la vista en otra dirección.
.
Si remuevo la historia que me cuento… no puedo dejar de ver lo que veo.
.
Mientras escribía estas letras, dos astronautas esperaban pacientemente dentro de un modernísimo y futurístico cohete para ir a la Estación Espacial Internacional.
.
Y mientras dos seres humanos iban al espacio… otro ser humano iba a la tumba: #GeorgeFloyd, asesinado por otros seres humanos. Cuatro oficiales de policía: Derek Chauvin, Thomas Lane, Tou Thao y J. Alexander Kueng.
.
No deja de asombrar que en tiempos de viajes espaciales, tecnología, redes sociales, activismo, meditación y demás hierbas… el racismo siga en el guión.
.
Sí, porque el ser humano que fue asesinado era “negro” y los oficiales de policía… no lo son.
.
Evelyn es blanca. A “los blancos” también los matan. Lo sé. Pero no por ser blancos. A George Floyd, a Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y muchos más, los mataron «por ser negros».
.
Evelyn no nació en África, donde un hombre blanco, con dinero y poder, cree que tiene derecho a suministrarle a toda la tribu una medicina en prueba “por el bien de la población”. Evelyn no fue despojada de su tierra, su religión, sus costumbres y su vida.
.
Así que no sé qué se siente, piensa y vive quien tiene otro color de piel.
.
Evelyn se hace preguntas. Evelyn cuestiona. Evelyn siente.
.
¿Qué subyace detrás de la historia? ¿A qué nos invita el movimiento interno?
.
¿Cuál es mi papel? ¿Quién es el cobarde? ¿Quién la heroína?¿Quién acusa, quién protege, quién se queja, quién mira, quién ignora?
.
¿Cuál es tu voz? ¿Cuál es la mía?
.
¿Qué juzgo? ¿Qué opino? ¿Qué miro? ¿Qué creo?
.
¿Quién soy en y ante todo esto?
.
Nada ni nadie sobra en la gran película de la humanidad.
.
¿Cuál es mi papel?
.
.
.
Imagen: @sodrewski
#icantbreathe
...

Y ahí va la máquina mental.... patinando largo… inventando… preguntando… respondiendo.

Llegando a conclusiones. Asumiendo. Aseverando.

Diciendo que sabe. Cuando aún ni se entera.

Sacando de la chistera estudios, ciencia, teorías ancestrales. Títulos. Diplomas. Libros. Maestros. Ángeles.

Historias sagradas, cuentos paganos.

Lo que sirva para no caer por el abismo de lo (siempre) desconocido y el des-control.

La máquina mental pide pruebas para erradicar las dudas. Cuando dudas es lo único que tiene.

Está tan absorta que no ve que hace rato que tiene esas pruebas. Y las ha tenido siempre. Pero no sabía (quizá aún no sabe) leerlas.

Ahí va ella… prediciendo lo que hará y haría. Copiando al vecino a ver si le toca la misma suerte.

Inventándose una. Y otra más, cuando el asunto no funciona.

Vuelve a empezar, porque «Tiene que poderse». Porque «Siempre hay una manera». Porque «Yo puedo cambiar». Y así. La máquina mental se inventa nuevas fórmulas, técnicas, tácticas, sistemas y métodos.

Siempre, por supuesto, todo renovado. Probado. Mejorado. Cambiado. Arreglado. Desarrollado.

Talla Única.

Pero cuenta la historia que… rendirnos a vivir una historia ya escrita de principio a fin, requiere… que esté escrito en la historia que así sea.

Quien entendió, quizá entendió. Quien no, es probable que no.

Yo me voy retirando lentamente de antiguas maneras. Y me voy acercando al borde del precipicio. Alistándome para saltar.

Seguimos.
.
.
.
#ultimatefreedom
...

Querido diario,
.
Tenía todo esto por dentro en forma de ondas, movimiento, energía. Mis ojos lo veían, mis oídos lo escuchaban, mi piel lo sentía, mi corazón lo captaba… y hoy, sin aspiraciones literarias ni poéticas te lo traduzco.

Queda por fuera todo lo que no está incluido. Que es mucho. Pero es que siguen pasando los días y no te cuento, y como la película no da descanso y todo se acumula, aquí va, para que estés al día y sepas cómo están las cosas.

Se va notando… se va evidenciando.

Lo que siempre estuvo allí, y no se había mostrado.

Lo que no queríamos ver.

Lo que decidimos ignorar y pasar por alto.

Tantas verdades detrás de apariencias.

Las letras pequeñas. Los acuerdos invisibles.

Las imposiciones que una vez creímos opciones.

Se va notando… se va evidenciando.

La sabiduría, luz, fuente e inteligencia.

El talento, la creatividad. El conocimiento y la experiencia.

El simplismo, el egoísmo. La banalidad, la estupidez. La pretensión y la ignorancia.

Se va notando… se va evidenciando.

El hambre por saber. El deseo de ignorar.

La bondad. La maldad.

Lo genuino. Lo falso.

El poder del miedo.

La fuerza del control.

Las tantas definiciones de amor.

Se va notando… se van evidenciando.

El baúl de opiniones, juicios y críticas.

La decepción. La frustración. El desengaño. El hastío.

Las inconsistencias, la flojera, la incongruencia.

Y también la estupidez.

Se va notando… se van evidenciando.

Nuestras (re)acciones. Las de otros.

Las copias. Los originales. Los genios. Los bobos.

Los David. Los Goliat. Los Van Gogh. Los falsificadores.

Los valientes. Los cobardes.

Los que ensucian. Los que limpian.

Pérdidas. Distancias. Algunas naturales. Otras provocadas.

Amigos e ídolos de sal y azúcar.

Se va notando… se va evidenciando.

Quién estuvo siempre dónde.

Quién ha sido siempre quién.

El guión de cada uno.

Se muestran los verdaderos colores.

Se caen, paradójicamente… las caretas.

Así va la película. Pero ya tú lo sabías.

Seguimos.

Love, “me”.
...

¿Y si la vida es una película y el guión está escrito?
.
¿Y si en el plano humano somos Harry o Hermione... y nuestro papel es, precisamente, jugar a ser Harry o Hermione, mientras descubrimos ~o quizá no~ que más allá y por encima, Somos (con S mayúscula ) J.K. y observamos y experimentamos fascinados la película?
.
¿Y si no tienes el poder que creías, y la ley de atracción y toda la meditación no te llevarán a donde querías?
.
¿Y si es Esto Y Aquello... pero no puedes escoger la proporción?
.
Desde aquí se alcanza a escuchar la pataleta porque la mente no tiene el control (que no le digas... pero nunca lo tuvo), anyway.
.
¿Y si nada es real, aunque se experimenta como si lo fuera?
.
¿Y si los pensamientos, emociones y sentimientos no son lo que creemos que son... sino son lo que son cuando no los definimos como tales?
.
No me digas que ya lo has pensado.

Porque el tema no es pensarlo.

El tema es vivirlo. Cada día. Uno tras otro.

Sin que la mente colapse.

Y mientras seguimos funcionando.

Quizá incluso ganándonos el Oscar de la Academia Existencial, por mejor actuación, dirección, y producción ejecutiva.
.
En fin #justsaying
.
Seguimos.
...

Contexto: el concepto en la imagen surgió hace un par de horas, durante el último Encuentro Especial de Apoyo Expansivo del programa Ser Padres Conscientes.
.
Son encuentros en vivo con los participantes, en los que tratamos temas no-parentales y que, a diferencia del resto del programa, estos los hago en dupla con Leo.
.
El asunto es que esa mirada me salió de lo más profundo cuando hablábamos de «respetar nuestros procesos».
.
Nuestros procesos de despertar, de expansión, evolución, aprendizaje, exploración, transformación, ¡lo que sea!
.
Y por «respetar» me refiero a no forzarlos, no empujarlos, no “diseñarlos” artificialmente desde el ego y la mente sino a “permitirlos como son”, a navegarlos desde deeeentro en aceptación radical, duela, llueva o relampaguee.
.
Un participante, en señal de estar de acuerdo, me citó en el chat con una frase que siempre digo: «El despertar es un proceso de cocción lenta que se vive en gerundio». Y allí surgió.
.
Usé como referencia que con frecuencia veo personas copiando textualmente frases que originalmente surgieron en mi espacio interno. Incluso una persona casi copió y pegó con ligeros ajustes, en varias páginas de historias destacadas, una auto-descripción que tengo en mi página web describiéndose a ella, wtf.
.
Antes de borrar el contenido me confesó que con frecuencia me copia, y que lo hace desde la admiración que me tiene. Te juro que le creo.
.
Y entonces lo solté: «El peo no es que copien palabras, sino que hacerlo sin haberlas vivido en las entrañas es como fingir un orgasmo: el otro se lo cree, pero quien lo finge… ni lo vivió ni se lo gozó».
.
Insisto, el peo no es tanto que desde estar tan de acuerdo con algo vayamos y lo repitamos. El peo es que, igual que el orgasmo fingido, nos privamos de vivir la experiencia tan pero tan de cerca que de nuestras entrañas salga nuestra creación, nuestra alquimia personal, nuestra expresión única.
.
El peo es que no se le abre espacio a la sabiduría, talento o creación propia.
.
Cada quien leerá esto desde SU mirada, interpretaciones y juicios 👌🏼 a mí, lo que me mueve son las ganas de que cada individuo se goce sus orgasmos en pleno ah 🔥 ah ahhhhhhhhhhhhhh 👄
...

Respir-ando.

Derecho pleno a sentirnos confundidos ante cualquier tema. Vale.

Pero ojo, que el pensamiento crítico, “profundizar” e ir más allá de la superficie no son asuntos fundamentalmente confusos, complejos o enrollados.

No culpemos al mensaje ~o al mensajero~ sólo porque no lo comprendamos.

Esa es otra vaina.

En mi experiencia, más temprano o más tarde, “profundizar” es un modelo que en retrospectiva evidencia su potencial de facilitar procesos tanto pragmáticos, mundanos y cotidianos como existenciales, filosóficos y espirituales.

Como suele suceder... en retrospectiva es que mucho hace sentido.

Mientras tanto, cada uno vamos haciendo lo mejor que creemos que podemos.

Sin autolátigo. Pero con sinceridad. Se necesita dedicación al proceso para transitarlo.

Seguimos 🧨✨
...

© 2020 Evelyn Mezquita / Dynamic Creations Assoc., Inc.