cruzando el puente entre
lo Intangible y lo pragmático

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Happy Now

Sea la que sea tu búsqueda, sea el que sea tu reto, esto es lo que encontrarás aquí y en mí: UNA obsesión implacable POR utilizar lo cotidiano como contexto para despertar y expandir la consciencia.

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

En dos platos, de esto se trata: espiritualidad práctica*

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

Profundiza, acelera y Aterriza tu viaje de Despertar

Ser [Padres] Conscientes

Programa de 9 semanas

Acompañamiento VIP 1a1

Procesos a la medida

El Mapa
del Deseo

Programa de 6 semanas

Llévate GRATIS esta herramienta para tu Expansión

Para destrancarte, clarificarte y alinearte a tu verdad, obtén gratis la Guía de «Exploración Dinámica»

SIgue mi mensaje
@elpoderdeser

Te invito a hacer este experimento:

* Estornuda ya.

* Duérmete justo ahora.

* Siente profunda tristeza en este instante.

Sí, es un ejercicio absurdamente simple… que muestra que hay temas básicos sobre los que no tenemos poder alguno, aunque sea algo que ocurre en nosotros o a través de nosotros.

Algo tan cercano y cotidiano como “dormir” y no podemos controlarlo ni fabricarlo.

Solo disponernos… y esperar que suceda.

La idea de «crear nuestra realidad» y «garantizar resultados» es altamente seductora.

Es un pilar del desarrollo personal y de algunas posturas de origen espiritual-new-age.

Pero lo cierto es que no hay garantías.

Incluso los científicos admiten que ningún método es 100% preciso el 100% del tiempo.

Y pues es que necesitamos ser más arrogantes aún los humanos de lo que ya somos para insistir en tal premisa.

Aún así la promesa de “lograr resultados” —y con ello, generalmente, la felicidad o el éxito— se vende como pan caliente.

¿Por qué?

Porque hemos reforzado mentiras, ilusiones e historias alrededor de la verdadera naturaleza del ser humano.

Y nos hemos quedado, en general, suspendidos en una posición de superioridad que nos permita creer lo que la mente quiere creer según su programación.

Porque hemos aprendido que la felicidad y la paz dependen de algo externo que podemos “fabricar”.

Paradójicamente lo anterior, en mi experiencia directa, no anula el valor de declarar una intención o conectar a un foco como herramientas de direccionamiento de nuestra atención.

El inconveniente puede surgir cuando insistimos en convertir esas herramientas en profecía… empeñados en que al hacerlo manipulamos la posibilidad del resultado deseado.

Y así, del entusiasmo pasamos a la insistencia.

Y de esa insistencia apenas hay medio paso a la frustración, al constatar en retrospectiva que la historia va por donde va… más allá del guión que nos empeñemos en creer que podemos sobre-escribirle.

Si me lees desde hace algún tiempo, verás que mi paradigma filosófico sigue cambiando.

Sigo revolcándome y descubriendo más Verdades que mi mente no logra explicar ni negar.

Salir de la comodidad es imperativo para evolucionar.

Seguimos ✨
...

¿Por qué la adolescencia es tan incómoda?

Porque por naturaleza rompe el status quo.

Hasta que se activa la adolescencia, los hijos son “dominables”. Sí, aún bajo el paradigma más consciente, hay cierto grado de poder o superioridad sobre los hijos.

Y pues a los adultos no les gusta perderlo.

Y es que los adolescentes no siguen narrativas adultas.

Llevando el ejemplo a otros espacios, admitámoslo, no somos muy populares quienes no seguimos narrativas… populares. Duh.

Con decirte que a Jesucristo lo crucificaron precisamente por ello. Así de evidente pues.

A Nelson Mandela lo tuvieron preso 27 años. Nada más.

Encontré una lista de científicos que fueron catalogados como charlatanes, imbéciles, locos, y malditos. Incluso públicamente denigrados.

Para luego… mucho tiempo después incluso de su muerte, en pocos casos, resarcir con la justa honra sus descubrimientos.

Se van montando capas de ilusiones sobre las verdades, hasta que a quienes van llegando después ni se les ocurre pensar que lo que ven no es “la verdad”.

Ayer leí un post excelente de @prolactancia en el que habla de por qué en su casa no existe Santa Claus, con el que concuerdo y fue mi práctica hace +15 años con mi hijo.

Algunas mamás quedaron estupefactas. Muchas incómodas.

Pero ¿qué tal esto otro para sacarnos más de la comodidad?

Hay estudios científicos, históricos y teológicos serios que indican que Jesús no nació un 25 de Diciembre, sino en algún momento entre la primavera y el otoño. Pero la Iglesia Católica Romana decidió esta fecha por conveniencia para “tapar” otras celebraciones paganas decembrinas.

Así estamos de engañados.

¿Cómo descubrir qué narrativas estamos siguiendo ciegamente?

Investigando. Cuestionando. Indagando.

Apagando la televisión y encendiendo el criterio.

Seguimos… despertando.

p.d. también se dice que Jesucristo no era de piel blanca… y que el inventor de las pruebas PCR que usan para el virus de moda ha dicho hasta el cansancio que las pruebas NO sirven para detectarlo.

Merry Christmas🎄
...

Siempre estamos en la relación perfecta.

O en la no-relación perfecta, también.

Está sucediendo… así que ¿cómo podría no serlo?

¿Acaso estamos asumiendo que se equivoca “la vida”, “Dios”, “el Universo”, “tú/yo” al estar en la relación que estamos?

¿Que si es perfecta para lo que el «yo-ilusoriamente-separado» quiere?

No, no siempre.

Lo cual también es perfecto.

Recordemos también que, además de las razones elevadas y espirituales involucradas, lo que ese «yo-ilusoriamente-separado» quiere en un momento… puede no serlo en otro.

Así que la pareja, la vida sin pareja, o sin pareja estable (todo vale, sin juicios) sigue ofreciendo oportunidades para reflejar más de quien (creemos que) somos.

La relación en la que estamos es perfecta para ver lo que necesitamos ver.

Es también elemento perfecto para impulsar el movimiento y evolucionar hacia donde el «yo-ilusoriamente-separado» está llamado a evolucionar.

Indagar “en nombre de quién” —como diría @rupertspira — nos encontramos y/o mantenemos en una relación o no-relación es un camino de despertar.

Algunas pistas para hacer esa investigación:

¿Hay “miedo” de salir de la relación o de no estar en una?

¿Hay comodidad al quedarme sin estar en una relación o en una relación aunque no haya plenitud?

¿Es una relación que estimula la expansión de ambas partes?

¿Desde dónde tengo la experiencia de miedo o comodidad, de huida o de acercamiento: ego-mente, cuerpo o espíritu?

Cualquier relación, incluso las estimulantes, alineadas, plenas y evolucionadas pueden beneficiarse de la indagación.

Porque cualquier respuesta, lo aseguro desde mi experiencia directa, puede convertirse en otra pregunta ante la cual seguir indagando.

Antes de ser pareja, Leo y yo éramos amigos y yo trabajaba para él. No se nos ocurría ser pareja.

Cuando cambió la película y nos enamoramos de la mañana a la tarde, han pasado casi 11 años y medio. Y si bien la alineación ha existido desde el día 1… la evolución individual y de pareja también.

En el enlace de la bio hay un enlace a un #LiveConProposito en el que Leo y yo compartimos 4 miradas claves en nuestra relación. Se llama «Despertar en Pareja».

Hay tanto más. Pero aquí no cabe.
...

La lectura siempre ha sido un elemento presente constante en mi vida… pero la televisión también.

Cuando me separé a inicios del 2007 dejé de ver noticias, que era algo normal y frecuente para mi esposo y para mí en aquel entonces.

Seguí viendo televisión, pero me limitaba a series de televisión. Especialmente los fines de semana en los que mi pequeño hijo se quedaba con su papá, y yo me entregaba a la hipnosis adictiva y zombie del combo: TV-control remoto-sofá-comida.

En el 2009, cuando Leo y yo nos enamoramos y mudamos juntos tomé la decisión de terminar con el hábito de ver televisión, y veía ocasionalmente alguna película en DVD, seleccionada intencionalmente.

Desde hace 13 años la información que necesito llega siempre a mí por otras vías.

Y el contenido también.

Que no es lo mismo necesariamente.

Afortunadamente no tengo memoria de lo que es ser adoctrinada por un noticiero o un comercial.

Quien tuvo contacto conmigo hace 15 años y lo tiene ahora, tiene que admitir que no soy la misma persona.

Mi mirada, mi modelo del mundo, mi perspectiva, mis paradigmas… todo se ha refinado, profundizado y expandido.

He evolucionado.

Un elemento clave de esa evolución ha sido el contenido que he escogido consumir.

El contenido que más me ha impulsado ha sido el que de alguna manera temía, me incomodaba, no comprendía o evadía.

Leer, escuchar, y estudiar a personas con miradas distintas a las mías ha sido el catalizador de mi evolución.

¿Cómo podría haberme expandido si me quedaba con lo conocido?

Te regalo estas preguntas que fueron clave para mí en su momento, y que me repito cada tanto para actualizarme:

¿Cómo llegar a otro sitio si no salgo de donde estoy?

¿Qué contenido, información, conocimiento o contextos estoy dejando por fuera?

¿A qué me estoy negando?

¿Qué estoy juzgando como negativo o peligroso?

¿Qué estoy evitando?

¿De qué estoy huyendo o distanciándome?

¿Qué estoy dejando fuera de mi vida?

¿Qué no quiero ver?

¿Qué será lo que no sé que no sé?

Solo hay una manera de descubrirlo.

No hay escape. Lo que hay es camino.

Y hay que andarlo.

Apagar la TV y encender el criterio puede ser el inicio…

Seguimos ✨
...

Comienzo a notar que será inevitable.

Aunque parece que las ideas surgen de “mi mente”, bien sé a estas alturas del juego que “mi mente” no las genera.

Las procesa.

Pronto mi función como «catalizador de despertar» se va a enfocar en aquellas personas que no solo están “interesadas” * sino comprometidas * con el proceso que la humanidad clama: su despertar individual y el del colectivo.

En personas que ya hayan recorrido algo de camino de búsqueda espiritual y expansión de consciencia.

Se me hace fácil girar timón porque no me interesa —hace mucho— el reconocimiento. Los “seguidores”, el aplauso, la complacencia y la aprobación no son lo mío.

Empezaré por dejar de responder mensajes directos aquí en IG, y correos de personas que buscan en mí respuestas simples y soluciones rápidas a temas complejos y profundos.

Seré de más valor invirtiendo mi energía y tiempo en quien está preparado para nadar en aguas más profundas, en lugar de a quien solo quiere mojarse los pies.

Bien saben los participantes de mis programas, que mis respuestas a sus preguntas son —cada vez más radicalmente— preguntas e hilos a halar en su propia indagación.

A veces yo sola, otras con Leo, crearé y crearemos recursos y procesos acorde a los tiempos que vivimos, para todos quienes quieran des-cubrir su Verdadera Naturaleza e ir más allá de la ilusión de control, la comodidad de sus creencias y la obsesión por resultados.

Parece que seguiré creando contenido público y lo publicaré no sé si aquí, Telegram, nuestra App o dónde. También seguirán los LIVEconPropósito, EvelynEyesNews, más Guías gratuitas y MasterClass.

Hay suficiente gente creando contenido iniciático. Más popular y de digestión rápida. Ese también es valioso y necesario.

Pero yo no me veo allí.

También a partir de este momento, no abriré más cupos de procesos 1:1 con personas que no hayan vivido alguno de mis programas, las MasterClass que parece que vienen en el 2021, y/o tengan algún camino de auto-exploración y despertar andado.

Mis 1:1 se están acelerando, fortaleciendo y requieren de preparación previa.

Vienen tiempos rudos.

Requerimos darlo todo. Y estoy llamada a apoyar el viaje.

Seguimos ✨ informando.
...

El 2020 no me está dejando indiferente.

Ni siquiera “parecida” a quien venía siendo.

El escenario hace imposible permanecer inalterados.

Mas temprano o tarde se evidenciará para cada quien lo inútil de insistir en forzar esa idea de mantener el estado anterior —sea cual fuera—, como mecanismo de supervivencia.

Insistir en evitar ser afectados podría parecerse a insistir evitar parir a un hijo y que la vida se manifieste a través de nosotros.

Sería inútil.

La vida no se detiene, no se queda dentro.

Se mueve. Se expresa. Se muestra. Se presenta.

Yendo más allá, la configuración del contexto en que nos encontramos absolutamente todos y cada uno de los humanos en el 2020 implica precisamente que hay el «diseño intencional de base de presionar un cambio».

Independiente de nuestras insistencias egóicas, inmaduras, arrogantes y estériles.

Poco a poco mi consciencia mental comienza a rendirse y vislumbrar a través del caos, ruido, polvo y escombros producto de la demolición de antiguos paradigmas… algunos caminos.

Cada día con un poco de más liviandad, después de todos mis años de devoción al camino espiritual, voy admitiendo la arrogancia e ignorancia con la que venía viviendo al insistir en manipular mis creencias y controlar los resultados.

El enfoque en el “contenido” de nuestras experiencias… “lo que pasa”, “lo que sentimos, vemos, pensamos” es la trampa.

Nos distraemos en la superficie… con lo que hay y sucede en el bote… perdiéndonos del océano y lo que nos ofrece.

Y es que la realidad parece tan real, que nos la creímos.

Esto no es teoría motivacional. Esta es mi experiencia directa, aplicable, vivible y sentida.

Seguimos 🚣✨
...

Hay una conocida historia en el mundo espiritual sobre Jiddu Krishnamurti, el reconocido filósofo y maestro hindú que durante más de 50 años recorrió el mundo con la intención de elevar la consciencia de la humanidad.

— - - -

Admito que escribir sobre Krishnamurti casi me avergüenza, porque no me siento capaz de honrarle al no haberle leído/estudiado por el tiempo que merece y sería necesario.

— - - -

Los detalles cambian según quien relate la historia, pero todos coinciden que en sus últimos momentos de vida (cambian las fechas), Krishnamurti anunció en una de sus charlas:

“¿Quieren conocer mi secreto?”

Todos estaban atónitos y muy alerta ante la posibilidad de escuchar aún más sabiduría del maestro, antes de morir. Algo que hasta el momento no hubiera compartido y fuera su última gota de sabiduría.

“Mi secreto”, dijo, es: “I don’t mind what happens” que, traducido, aunque se desvirtúa el juego de palabras (mind/mente) sería:

“No me ocupa (o importa) lo que suceda”.

— - - -

Esta frase, hoy día, cualquiera podríamos descuartizarla en simpleza al compararla con “aceptación espiritual”.

Pero no Rupert Spira, gran maestro del no-dualismo, y quien fue estudiante de respetados maestros como Sri Ramana Maharshi, Sri Nisargadatta Maharaj.

Rupert traduce esa frase sabiamente, con estos conceptos que tomé directamente de una de las sesiones de Rupert:

“Mi experiencia ha perdido la capacidad de ocultar mi Verdadero Ser, que es paz y felicidad”.

“Mi paz y felicidad no están ya invertidas en el contenido de la experiencia”.

“Mi paz precede y no depende de la experiencia misma”.

— - - -

En estos tiempos que transitamos, a mi mente no le agrada la humanidad ni “el mundo”. Y podría decir que “me siento” decepcionada de lo que estamos siendo.

Es decir, aún “me ocupa” lo que sucede.

Al mismo tiempo admito la paradójica belleza del proceso de evolución y lo que implica en la película de “mi vida”.

Me encuentro en un momento de mi viaje de despertar en el que “hacer sentido” de lo que ocurre requiere integrar radicalmente y con seriedad, la profundidad filosófica de… que «no me ocupe lo que suceda», mientras sigo activamente atendiendo el guión.

Seguimos ✨
...

Cuando un tema me es relevante y trascendente, a menos que sienta profunda claridad acerca de él, busco deliberadamente mantener abierta la confusión que me presenta.

Sí, busco mantenerme confundida… hasta encontrar una claridad que sepa sincera en ese momento.

De no hacerlo así, la mente física buscará “resolver” esa confusión de alguna manera simplista para sentir seguridad y cerrar el bucle que tiene abierto, y «cerrar el caso».

Pero el simplismo tiene patas cortas.

No quiero un seguridad basada en “certezas” fabricadas a conveniencia.

No quiero mantenerme cómoda o distanciada de lo que temo.

No quiero creer en lo que creo, sólo porque ya lo creo.

Sé que hacerlo es una trampa. No quiero engañarme.

Mi compromiso es con la Verdad con V mayúscula.

Quiero la libertad plena y la paz sólida y profunda que vienen con la Verdad.

Y sí, el proceso de reconocerla muchas veces jode. Es incómodo. Mucho. Y cobra un precio.

Pero… aún cuando insistiera en buscar a toda costa la seguridad —ficticia al fin y al cabo—, la también ficticia protección de la ilusión, o la fantasía del poder en el “afuera”… igual pagaría precios.

Así que ya que sé que de una forma u otra voy a pagar un precio… prefiero pagar el del andar el camino de reconocer la Verdad de mi naturaleza, más allá de la mente, el ego, la identidad.

La Verdad del Origen… de quien Realmente Soy.

Reconocer mi ignorancia no es un tema de “humildad”. Es que es cuando me detengo y observo con detenimiento… es demasiado evidente todo lo que no sé.

Seguimos… ✨
...

Sí, sigue siendo importante visibilizar experiencias disímiles, honrar las diferencias y desmontar las ilusiones de comparación e imperfección—normalizadas por expectativas basadas en estados de inconsciencia, baja consciencia, materialismo y miedo.

Aún reconociendo esa importancia, es MÁS crítico aún hacer y promover el trabajo interno requerido para alcanzar el punto de necesitar cada vez menos —y llegar a no necesitar— que algo/alguien externo nos dé “permiso” para sentirnos en paz con nuestra experiencia individual.

Sí, es valioso evidenciar las diferencias.

Sí, es necesario visibilizar lo injustamente oculto y no nombrado.

Sí, es relevante la inclusión.

Pero si queremos realmente evolucionar necesitamos reconocer y practicar la soberanía.

Necesitamos que la famosa inclusión incluya TODO. Y no hacer de unas opciones unas más válidas que otras, más “reales”, menos “irreales”, más “valientes”, “mejores” o “peores” que otras.

Las diferencias son un milagro.

La comparación es mortal.

Nunca ganaremos esa pelea. Never.

Hacer trabajo de auto-indagación y despertar puede hacer innecesario, oportunamente, usar el contraste entre “lo que hacen otros”, su “éxito” o cómo “lucen/son/viven” los demás... y nosotros.

Mi invitación es a buscar la raíz de esa necesidad de que alguien o algo “valide” que mi celulitis, mi peso o mi negocio está bien, cabe, pertenece, es valiosx o respetable.

No necesitamos alguien nos de “permiso” con sus palabras o acciones, para sentirnos en paz con las nuestras.

No es requisito ni siquiera estar de acuerdo.

El que alguien decida creer o no en algo, validar o no una opción, no me da la pauta a mí de en qué creer o no, qué valorar o no.

Mi deseo es que encontremos dentro la verdadera razón para ser, hacer y tener.

Y que más allá… encontremos la Verdad de quien Realmente Somos por encima de toda “prueba” tridimensional.

Nada “externo” es tan potente como herramienta ni sustituye el poder de la expansión de la consciencia.

Nos sentimos mal, porque a nivel mental estamos creyendo algo que nuestro Verdadero Ser ve distinto. En la alineación, está la liberación.

Y la alineación… no se logra desde fuera.
...

Mucha gente vive así… y no se da cuenta, hasta que el hastío les abofetea.

Vivir contrarrestando el “afuera” y compensando nuestras emociones, sentimientos y pensamientos, AÚN con miradas “lógicas”, “inteligentes”, “positivas” o “empoderadoras”... más temprano o más tarde dejará de funcionar.

Convencernos de:
* que tratar los síntomas “resuelve” la experiencia que se vive…
* que trabajar a nivel de acciones y resultados “nos dará” la felicidad que buscamos…
* que podemos manipular nuestras creencias…
… todo lo anterior sólo alargará la agonía. Y apenas si demorará un poco la aparición de la frustración.

Enfilar el ataque hacia lo que sea que los “demás” o “la sociedad” opina y llama el “deber ser”… será tarea infructuosa y agotadora.

Sumarnos a grupos donde compartamos la misma “pena” —SI NO SE INVESTIGA el origen de esa pena, dolor o reclamo— lo que hará es reforzar el sentirnos “víctimas” del mismo “victimario”.

Buenísimo que se busquen grupos de apoyo. Pero cuidado con sumirse en los “pobrecitxs nosotrxs”, o quedarse en pasarse amorosamente la mano por la espalda… porque ADEMÁS de esa valiosa contención, es indispensable la auto-indagación y la exploración de las perspectivas honestas desde las que se busca ese apoyo en primer lugar.

Ante cualquier característica o condición que veamos que “la sociedad” la oculta, niega o disimula… contrarrestar con quejas, ataques o evidencias de esa conducta… no será suficiente para ATENDER el disparador individual que se le activa a quien se le activa.

El desarrollo personal, la espiritualidad de cajita y el positivismo fashion son populares, lucen cool, atraen gente... pero tienen fecha de vencimiento.

Si no hemos integrado esta mirada nuestra experiencia cotidiana, que habla de la ATENCIÓN del origen y causa de la incomodidad, dolor o búsqueda de apoyo… ya podremos repetirlo como mantra, firmarlo como propio, copiar y pegar donde queramos, repostear, etc... que no funcionará.

Lo que no esté arraigado en trabajo serio, consistente, profundo, consciente e intencional de introspección, auto-indagación y compromiso con la Verdad con V mayúscula... está destinado a morir.

Lo puedes comprobar directamente.
...

Nadie gana en la ilusión de la separación.

Como toda ilusión es engañosa y, por fundamento, ofrece “razones” para convencer a quien la observa… que es real.

La ilusión nos ofrece el espejismo de que la separación realmente existe.

Aparecemos en el mundo como individuos que no saben nada de ella… y pronto empieza el adoctrinamiento.

Y nos lo creímos.

Y lo justificamos.

Nada más impreciso cuando observamos la naturaleza… cuando nos sumergimos en el mundo de los estados cuánticos… cuando nos expandimos en la infinitud del espacio en el que estamos suspendidos.

… cuando viajamos “de regreso” a la Verdad con V mayúscula a través de estados alterados de consciencia.

NADA nos separa… aún dentro de la insistencia en que no es así.

Esto y más es lo que provoca esa ilusión:

distancia…

conflicto…

trauma…

ceguera…

lucha…

miedo…

egoísmo…

ataque…

arrogancia…

proyección…

abuso…

dolor…

control…

irrespeto…

negación…

confrontación…

¿Cómo es que no vemos los obvios resultados?

En lo individual… en nuestras relaciones… en lo colectivo… en la humanidad.

Y es que el adoctrinamiento es mucho y muy intenso. Prácticamente no hay escape. Lo que hay es un camino que podemos andar… para salir de la ilusión, cuando empezamos a reconocerla.

El camino del despertar…. de la expansión de consciencia. Del trabajo de introspección. La auto-investigación. El estudio profundo de las filosofías y enseñanzas de grandes maestros.

Nadie gana en la ilusión de la dualidad…

… del tú vs. yo…

… del ellos vs. nosotros...

… del obediencia o castigo…

… del esto es mejor que aquello…

… del si no estás conmigo estás contra mí…

… del yo sé lo que es mejor para ti, y tú no lo sabes…

La compasión, el Amor, la evolución… NO DEPENDEN de “estar de acuerdo”, de no tener diferencias, o de compartir un mismo paradigma.

¿Aprenderemos?

¿Estamos a tiempo?

¿Por dónde empezar?

¿Qué tal ocuparnos de esta ilusión que llamamos «yo»?

Seguimos… ✨

🎹 Like we were - Luca D’Alberto
...

Es estruendosa y absurdamente evidente nuestra ignorancia sobre el contenido del próximo segundo.

Aún así… proyectamos escenarios incesantemente.

Y con ese balde de proyecciones nos auto-atormentamos perversamente desde la arrogancia de la presunción, con historias que altaneramente no admiten pruebas en su contra… hasta que llega que el próximo segundo trayendo lo que trae 💥

Y allí vamos… segundo a segundo, ante la evidencia, recogiendo pedazos de ego, miedo, prejuicios, altanería y tanto más.

Unos porque acertaron.

Otros porque no.

Una lotería esto del “futuro”.

Después de haber ganado muchas pérdidas en esto de proyectar qué pasaría… la mente de Evelyn ha ido aceptando la derrota.

«No sé» es frase recurrente para ella.

Y en la rendición al no saber… llega la rendición a lo que está siendo.

Segundo a segundo.

Minuto a minuto.

Ahora a ahora.

Y el infinito de posibilidades se abre.

Y tras el humo de las ilusiones y apariencias, se muestran…

… la sorpresa.

… la humildad.

… la valiosa incomodidad.

… las letras que llenan las siguientes páginas de la historia.

Paradójicamente, lo que es «ES» y a su vez es lo que «ESTÁ SIENDO».

Una pacífica neutralidad activa surge.

Una entrega atenta al momento y las evidencias.

La aceptación de los contextos como canales de despertar, expansión y evolución.

¿Un candidato? ¿El otro? ¿conspiraciones? ¿élites? ¿dominio?

Navegar en el océano de las diferencias de opinión con genuino respeto, requiere más que inteligencia.

Requiere madurez emocional. Compasión. Empatía. Intención de propósito. Integridad y compromiso con la Verdad más elevada, por sobre las minucias del ego.

Se dice rápido… pero no es poca cosa.

A veces es mucho pedir.

Y… si se busca no solo navegar esas aguas, sino elevarnos por sobre ellas… necesitamos alcanzar un nivel de consciencia que nos contacte al AMOR-Consciencia.

AMOR incluso por lo no-amable.

¿Y si de eso se trata todo?

¿De forzarnos a descubrir el AMOR-Consciencia?

No saltemos a conclusiones. No simplifiquemos.

… la Consciencia que creó las galaxias y pinta amaneceres sabe más que “yo”.

Esperaré el próximo segundo… y veré.

Seguimos ✨

🎹 Wait for Me. Luca D’Alberto
...

Reflexiones. Cualquier relación con la actualidad es pura co-incidencia.

---

La reactividad nunca proviene de la conexión a ~y desde~ un estado elevado de consciencia.

La reactividad es facultad propia y única del yo-separado.

---

Lo único que puedo "encontrar" es la experiencia que experimento.

Y solo puedo experimentar una experiencia en el momento presente.

Esa es la única ilusión que puedo llamar "real".

No me creas... compruébalo en tu experiencia.

---

¿Quién soy para predecir lo que será... si apenas sé lo que está siendo?

---

Seguimos ✨
...

Abrir espacios de reflexión tan profunda y expansiva como cada quien pueda, es no solo valioso y necesario sino crítico.

Especialmente en estos tiempos de pensamiento-microonda, pensadores novatos, burdas y simplistas explicaciones, y biografías y cuadritos con citas citables de “famosos” (muchas veces desconocidos para quien cita, y ni siquiera verificadas).

Si maestros y filósofos modernos SERIOS se aparecen por redes sociales, en mi mente caricaturizo sus ojos volteados en clara señal de hastío, y su cerebro y estómagos retorcidos al ver cómo banalizamos conceptos que ellos trabajan a profundidad.

Paradójicamente… sigo pensando que sigue siendo necesario:

* No renunciar y abrir espacios de reflexión e investigación individual, con acompañamiento, y entre quienes no somos filósofos.

* Hacer nuestro más honesto, humilde y engrandecido esfuerzo por mantenernos en el constante estudio de la propuesta y experiencia de individuos que hayan recorrido seriamente más camino de investigación y estudio que nosotros.

* Servir respetuosamente de canales para quienes se inician en el viaje de la auto-indagación y el despertar, reconociendo que somos solo mensajeros del punto de perspectiva que Somos.

* Nutrirnos multidisciplinariamente y exponernos de forma consistente a experiencias y espacios que reten nuestro status quo, eleven nuestros estándares y activen desplazamiento.

* Evitar a toda costa la repetición —y el plagio— de conceptos que no estemos activamente estudiando en integración consciente e intencional.

Agradecida profundamente por la confianza de quienes me leen, viven procesos 1-1 conmigo y me permiten acompañarles y compartir mi camino y aprendizajes.

Especialmente a quienes en Ser[Padres]Conscientes se abren semana a semana a la demolición de perspectivas.

Apreciativa infinitamente de contar en mi historia con un compañero como Leo 💙 Juntos sostenemos las más fascinantes charlas, que siguen expandiendo nuestra mirada y activando nuestra evolución.

Sigo y seguimos dando de lo que tenemos para dar.

Mientras seguimos tomando lo que otros nos ofrecen.

Desde hoy, pasaremos cinco días de retiro online con el maestro @rupertspira ✨
...

Existe la (absurda) idea que “la práctica espiritual” hace (mágicamente, al parecer) que todo sea “color de rosa” (implicando que rosa es “mejor” que negro, verde, azul o morado).

Existe la idea que la “gente espiritual” no experimenta dolor.

Que no hay incomodidad ni retos.

Que a quienes son “muy espirituales” (como si hubiese medidor) no les suceden “cosas malas” (como si el concepto de “malo”, “bueno” o “regular” pudiera ser encontrado fuera del invisible diccionario personal).

Lo vivo diferente en mi experiencia directa.

Y desde allí comparto algunas preguntas que pueden servir de hilo para halar cuando nos encontramos en estado de contracción.

Insisto en que una circunstancia no es, per sé, dolorosa.

De hecho, el dolor no puede ser jamás «encontrado».

Cuando algo “nos duele” con lo que «encontramos» es con una experiencia: un movimiento de energía en el espacio interno.

Energía que no tiene un nombre más allá del que arbitrariamente le demos, y que no podemos comprobar.

Así que los humanos, seres tan “físicos” y “sólidos” en apariencia… vivimos relacionándonos con “la vida” desde el mundo fluido e invisible de las historias, ideas, emociones, sensaciones y movimientos energéticos.

El dolor es también un contexto que ofrece oportunidades de expansión y evolución, que podemos aprovechar o resistir.

Así que si resuenan aquí están 🙏🏼:

¿A quién o qué culpo/hago responsable de la experiencia en mi espacio interno que llamo dolor?

¿A qué “parte” de lo que llamo “yo” le duele lo que le duele? Si la respuesta es “a mi ego”¿a qué llamo “ego”? (pregúntate lo mismo ante cualquier respuesta).

¿Qué definiciones uso para definir esto que “me duele” y de dónde las obtuve?

¿En qué momento aparece y en qué momento desaparece? (ninguna experiencia en el plano humano es permanente).

¿Cómo sé qué “me duele”?

Cuando sigo la pista de mis pensamientos sobre este dolor ¿a dónde me conducen?

¿Qué de la circunstancia es lo que me duele?

¿Quién sería si no me doliera? ¿Me llamaría “irresponsable”, “insensible”, “idiota”?

¿Quién quedaría “libre” de culpa si yo no me siento “mal”? ¿Estaría liberando a mi victimario si dejo de ser víctima?

Seguimos ✨
...

© 2020 Evelyn Mezquita / Dynamic Creations Assoc., Inc.