cruzando el puente entre
lo Intangible y lo pragmático

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Happy Now

Sea la que sea tu búsqueda, sea el que sea tu reto, esto es lo que encontrarás aquí y en mí: UNA obsesión implacable POR utilizar lo cotidiano como contexto para despertar y expandir la consciencia.

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

En dos platos, de esto se trata: espiritualidad práctica*

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

Profundiza, acelera y Aterriza tu viaje de Despertar

Ser [Padres] Conscientes

Programa de 9 semanas

Acompañamiento VIP 1a1

Procesos a la medida

El Mapa
del Deseo

Programa de 6 semanas

Llévate GRATIS esta herramienta para tu Expansión

Para destrancarte, clarificarte y alinearte a tu verdad, obtén gratis la Guía de «Exploración Dinámica»

SIgue mi mensaje
@elpoderdeser

Esto sigue avanzando… cada vez más cerca.

Una Guía para la experiencia directa de las teorías. Para que seas tú tu propio gurú. Para salir de los cliché; de la búsqueda por “resolver”, “arreglar” y “lograr”; del optimismo y positivismo fashion; de la trigonometría mental; de la verborrea-espiritual… y finalmente sumergirte en el camino directo.

El apoyo de los beta-testers que están probando la Guía en tiempo real mientras va surgiendo, tanto como estructura y recurso que nos invita a ponernos los patines, como a través de los intercambios para apoyarles en sus inquietudes y preguntas, y su feedback, ha sido todo tremendamente valioso.

No tenemos dudas que esta nueva Guía gratuita marcará un ANTES y un DESPUÉS en la vida de muchas personas.

¡Seguimos! 🛼🛼
...

No se trata de si “me entiendes” o no.

Yo, ella, él, ellos… son solo otra distracción.

Se trata de si realmente quieres ir más allá de aquello que “no entiendes”.

De si quieres pasar de la forma al fondo…

… de la retórica del ego, a la Sabiduría de la Consciencia.

… de la búsqueda del conocimiento, al camino infinito del Saber.

… del selfie… a la profunda mirada interna.

En algún momento se hace evidente que es necesario sentar de una buena vez y por todas el límite de la distracción, y radicalizar el compromiso a purificar la intención, el proceso y la acción.

Cuánta distracción con “lo que pasa”… “lo que quiero que pase”… “lo que pasó”.

Con “lo que no fue”, “lo que no quiero que sea”, “lo que no fue”.

Con sanar… limpiar, cambiar, arreglar, superar, mejorar.

Con la familia, los ancestros, con el otro.

Cuánta distracción con el sufrimiento, el dolor, y los desafíos como caminos honorables de aprendizaje.

Con los “culpables”, con los “malos”, los “buenos”. Con los profetas, las formas, los maestros, el nuevo gurú.

Cuánta distracción con el ritual, el recurso, la enseñanza, la herramienta, con el camino.

Cuánta distracción con los “cómo hago para”…

La distracción con las circunstancias y el contenido de la experiencia refuerza la ilusión de búsqueda, de separación, de “al menos estar intentándolo”.

Se escurre la vida en la cotidianidad, en la ocupación, en la excusa, en la crítica.

Sí, se escurre también en la búsqueda de la iluminación y el despertar.

Y cuando se vuelve la vista a quien vive esa vida… apenas si se encuentra un «yo» del que solo vemos el disfraz.

Seguimos ✨

p.d. por cierto, en Telegram (enlace en la bio) se comienzan poco a poco a abrir conversas más allá del emoji, el protocolo y la etiqueta social.
...

Ese libro que dejé a la mitad.

Esa conversación de la que me retiré.

Ese tema sobre el que no indagué.

Ese viaje que no hice.

Esa incomodidad que escondí.

Ese correo que no abrí.

Esa llamada que no hice.

Ese proyecto que solté.

Esa idea que ignoré.

Ese post que pasé de largo.

Ese camino que abandoné.

Esa verdad que callé.

… qué fácil es no seguir.

… qué fácil es el unfollow.

… qué fácil es silenciarnos.

… qué fácil es volver la vista en otra dirección.

… qué fácil es distraernos para reforzar la ilusión de seguridad.

Lo que no siempre es fácil es pagar el precio de las consecuencias.

Pero lo tengamos claro o no… lo veamos o no… la factura siempre llega, empaquetada de una manera u otra.

¿Te ha pasado?

Seguimos ✨
...

“He aprendido a no ofenderme con la libertad de expresión de otros hombres y dedicarme a la filosofía” — Marcus Aurelius.

Yo no “soy anti-vakunas”.

Ni “anti” algo.

Mucho menos “soy” lo que opino y pienso que, como mi experiencia me ha demostrado, cambia y evoluciona.

Mi posición es:
PRO-SALUD.
PRO-ELECCIÓN.
PRO-DERECHOS.
PRO-DIVERSIDAD.
PRO-INFORMACIÓN.
PRO-INVESTIGACIÓN.
PRO-RESPONSABILIDAD.
PRO-CUESTIONAMIENTO.
PRO-EVOLUCIÓN DE LA CIENCIA.
PRO-LIBERTAD DE PENSAMIENTO.
PRO-RESPETO A LA SOBERANÍA INDIVIDUAL.
PRO-DISCERNIMIENTO Y PENSAMIENTO CRÍTICO.

Y, en el tema «salud» muy especialmente, donde hay riesgo * DEBE * haber elección.

Jean-Jacques Rousseau definió la libertad moral como “autonomía u obediencia a la ley que uno se ha prescrito a sí mismo”.

Si alguien quiere usar una, dos, tres mascarillas o cuatro, y meter en su cuerpo una vakunna EXPERIMENTAL, no aprobada regularmente por la FDA, manufacturada en menor tiempo que cualquier otra en la historia, con +12.600 reacciones adversas (incluyendo muerte) OFICIALES reportadas en The Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) https://wonder.cdc.gov/vaers.html está en todo su derecho.

En su derecho a:
* tener miedo a morir, enfermarse o las consecuencias de desobedecer mandatos.
* no saber; creer que lo que sabe es todo lo que hay para saber; o que lo que sabe es lo “correcto”.
* conformarse y someterse a la información que otro le entregue.
* creer y opinar lo que cree y opina.
* tomar los riesgos que decida tomar, los conozca o no.

Adelante. Defiendo su derecho tanto como el mío.

Entendiendo que NADIE tiene el derecho de obligar a otro, coaccionarle, sobornarle o controlar qué hacer con su cuerpo, ni qué pensar, o cómo vivir.

En lo que a mí respecta, más allá del estudio y práctica continua y progresiva de casi tres décadas conociéndome, despertando y priorizando vivir desde mi Verdad y Resonancia por sobre la de cualquier autoridad externa, también actúo responsablemente, me educo e investigo de fuentes diversas, no solo aquellas que confirman mi sesgo, intereses o se acomodan a mis creencias.

Mi mirada espiritual no me hace ni tonta, ni ingenua, ni volar en unicornios.

Seguimos ✨
...

Ayer hice ronda de preguntas y respuestas en los stories.

Hubo muchas que no respondí porque la postulación de las preguntas evidencian desconocimiento, confusión o simplificación de conceptos que, desde lo que tengo para dar, requiere:
* contexto;
* que compartamos distinciones y conceptos;
* espacio para profundizar en la postura filosófico-espiritual.

Para nada digo esto de forma despreciativa o peyorativa. Cada uno estamos legítimamente en nuestra posición y momento en el camino.

Muchas de las preguntas que no respondí giran en torno a los siguientes tópicos:
* libre albedrío y destino;
* ley de atracción /creer para crear /crear la realidad que se desea;
* vidas pasadas /reencarnación.

Las preguntas se sustentaban en el paradigma materialista, que apunta a que la Consciencia o el alma habita en el cuerpo físico: “YO TENGO un alma”, “YO muero”, “YO creo”… y en la ilusión de separación entre la identidad/«yo», y la Consciencia/Fuente.

Por eso la respuesta que yo puedo ofrecer en un story, no tendrá sentido para quien preguntó.

El 2020 aceleró vertiginosamente mi proceso de despertar, expansión y evolución y con ello, el paradigma desde el que me relaciono con la vida.

El «no-dualismo» —enseñanzas del Advaita Vedanta hindú— fue un contundente elemento de cohesión.

Sobre-simplificando, el «no-dualismo» significa “no-dos”, y se fundamenta en que no hay separación entre lo que creemos “ser yo” y la Consciencia (con C mayúscula), la vida y el Todo.

De allí que temas como “libre albedrío”, “destino” y “crear la realidad” tomen otro camino al que tradicionalmente hemos aprendido la mayoría.

Mi intención es seguir sirviendo al despertar llevando el mensaje de forma tan simple y llana como sea posible, y que prive el fondo más allá del conocimiento del paradigma en sí mismo.

Mi viaje de despertar ha sido activar la curiosidad… hundir los pies en las arenas del camino… dejarme con-fundir en el misterio… fluir en el líquido amniótico de lo desconocido.

Mantengo mi compromiso de seguir elevando los estándares.

Mi agradecimiento especial a quienes se han sumado a Telegram (enlace en la bio), donde profundizamos más cercanamente.

Seguimos ✨
...

Los buenos • Los malos.

Verdad • Mentira.

Seguro • Peligroso.

Libertad • Censura.

A favor • En contra.

Activistas • Distraídos.

Discernir • Obedecer.

Devoción • Flojera

Saber • Asumir.

Nosotros • Ellos.

La ilusión de dualidad en su máxima expresión, es lo que se revela hoy día en la humanidad.

Se venía cocinando.

Llegamos aquí porque por el camino que conducía aquí es el que veníamos caminando.

No hay errores.

La Verdad de la Existencia ha sido, es y será. Está al descubierto. Eternamente disponible para todos. Sin excepción.

Así como el sol siempre está donde está… más allá de las nubes que cubren el limitado punto de perspectiva humano.

En la historia de la humanidad han habido múltiples avisos e invitaciones a despertar de la ilusión de desvío de la Fuente.

Paradójicamente, el desvío es también parte de la historia.

El tono y volumen del aviso aumentan a cada momento.

¿Y ahora?

¿Cómo salir de la polaridad y el miedo?

Entrando en la unidad y la paz.

Tiene lógica ¿verdad?

Cada quien intuye cuál es su camino de regreso a la paz y la confianza naturales y de origen.

No hay escape. Lo que hay es camino.

Y hay que andarlo.

El camino directo, es la experiencia directa.

No nos sirve ponernos las ideas de otro… porque sigue siendo nuestro camino.

No sirve ponernos en los zapatos de otro… porque siguen siendo nuestros pies.

Investigar. Indagar. Cuestionar. Conectar.

Volver a confiar en la voz propia.

Entregarnos al profundo trabajo individual.

Seguimos ✨
...

"Hay un momento para la osadía y un momento para la precaución, y un individuo sabio comprende lo que se necesita".

Esta línea es de la película «La Sociedad de los Poetas Muertos», «Dead Poets Society».

Anoche volví a ver esta joya, cargada de sabiduría, con mensajes tan necesarios para estos tiempos oscuros que vivimos, en los que…
disentir,
discernir,
ser atrevidos,
hacerlo distinto,
pensar críticamente,
vivir la verdad propia…
… y tanto más, ha demostrado ser virtud de unos pocos que, además, son/somos apuntados, burlados, censurados, humillados o vilipendiados por ello.

Hay sabiduría por doquier en la película.

De esa que si la reconocemos pero no la vivimos, se nos pudre dentro y nos contamina con desarmonía, frustración y sufrimiento.

Estar a la altura del momento requiere correr el riesgo de ser arrastrados por él, y la oportunidad para expresar nuestra grandeza no viene siempre con capa y súper poderes

¿Pero qué es la verdadera valentía sino la oportunidad de atravesar nuestro miedo a no ser tan grandes como quisiéramos?

Te comparto algunas citas de la película, de las muchas que crujieron mi mundo hace +30 años, y que las tres veces que la he visto han seguido levantando la mano en mi historia.

Deseo consigas las tuyas.

“Deben esforzarse por encontrar su propia voz, muchachos, y cuanto más esperen para comenzar, menos probabilidades tendrán de encontrarla.” _Tom Schulman

“Me paro sobre mi escritorio para recordarme a mí mismo que constantemente debemos mirar las cosas de una manera diferente.”
—Tom Schulman

“Que continúe la poderosa obra y que tú contribuyas con un verso”. —N.H. Kleinbaum

“¡No, he estado tranquilo toda mi vida! ¡Si no hago algo, me va a matar!"
—N.H. Kleinbaum

Pero nada como este extracto de la obra literaria Walden, de Henry David Thoreau:

“Me fui al bosque porque deseaba vivir deliberadamente, para enfrentar solo los hechos esenciales de la vida, y ver si no podía aprender lo que tenía que enseñar, y no, cuando llegara a morir, descubrir que no había vivido. No quise vivir lo que no era vida, vivir es tan precioso; tampoco quise practicar la resignación, a menos que fuera absolutamente necesario.”

Seguimos ✨
...

Los momentos “de” hacer algo se muestran solos. No hace falta empujarlos.

Escribo estas líneas y no sé si Instagram “me dejará” publicar en este espacio público que llevo usando desde el 1ro. de Mayo del 2013.

Yo, que “no soy nadie” (en términos de influencia masiva); que no represento ninguna amenaza pública, ni al sistema ni a nadie; que llevo un mensaje de expansión de consciencia, de evolución y de despertar… estoy siendo censurada.

Pero claro… el despertar jode a quien prefiere que la gente esté dormida.

Y hoy se mostró el momento de activar la cuenta de Telegram de @elpoderdeser donde por ahora no hay censura.

El momento me lo mostró la imposibilidad, reiteradas veces, de publicar un simple repost en mis stories que no hablaba ni de vakuna$, ni de v¡ru$, ni de nada de lo que IG está censurando.

… pero el repost era de la cuenta de una valiente, inteligente y elocuente activista de la salud mental, la verdad y la libertad: Ali.Zeck a quien le han dado hasta con el tobo.

El momento se venía acumulando.

Las vistas de mis stories y la exposición de mi cuenta a quienes han decidido voluntariamente seguirla para leer lo que tengo para compartir, se ha reducido de forma ridícula.

Así que a partir de mañana, mi comunicación primaria será a través de Telegram. Listo.

Para mañana está previsto aquí en IG el #liveconproposito #5 sobre Cómo Vivimos Nuestros Procesos Creativos y, pues no sé si IG me dejará transmitir.

Ya veremos.

Por ahora, seguimos por Telegram. En el enlace del perfil tienes el enlace a esa cuenta.

¿Qué voces están siendo censuradas?

¿Qué se evita que se comparta?

¿A quién le conviene la censura?

¿Cuánta censura es suficiente para darse cuenta?

Hoy soy yo… ¿mañana tú?

😶

P.d. ¿me ayudas a avisarle a mi comunidad compartiendo este mensaje ya que no puedo hacerlo por stories y mi cuenta casi no está siendo mostrada a quienes la siguen? ¡GRACIAS! 💛🙏🏼
...

UPGRADE… actualizar… elevar los estándares… reemplazar por algo de mayor nivel, funcionalidad, calidad.

UPGRADE… actualizar… incluso lo que llamamos “problemas”, y movernos a desafíos más elevados, significativos, relevantes, trascendentes… menos simplistas, superficiales y banales.

UPGRADE… actualizar… la mirada desde la que operamos, el diccionario a través del que traducimos la vida, la filosofía y postura existencial desde la que nos relacionamos.

UPGRADE… actualizar… las ambiciones, sueños, esperanzas. Las ideas, los postulados, las teorías.

UPGRADE… actualizar… las justificaciones, ilusiones e historias que nos contamos.

La humanidad grita UPGRADE… actualización… de cada una de las partes del Todo.

Dejemos de jugar pequeño.

Dejemos de insistir en hacer de lo menor un problema mayor. Re-enfoquemos.

El 2020 puso mucho en perspectiva.

No lo desperdiciemos acostumbrándonos… normalizando… sometiéndonos… hipnotizándonos… acallando el fuego interno y la evolución.

UPGRADE… actualizar… el hambre por el despertar… por la expansión… por la evolución… por lo posible… por el llamado.

Seguimos ✨
...

La eterna búsqueda por la «felicidad»… queda tapiada por la búsqueda de «salir de la infelicidad».

Desde una lógica ilógica (tan de moda en estos tiempos), “dejar de sentirnos como nos sentimos y no queremos/no nos gusta sentirnos” ha pasado a ser el foco de la mayoría, cuando de “ser felices” se trata.

¿Observas la disonancia cognitiva?

Empieza la carrera interminable a través de las “herramientas y medicinas para sanar”; las “fórmulas de éxito y consecución de resultados”; prácticas materiales y etéreas de conexión a lo invisible, la magia y lo desconocido; modelos de pensamiento positivo; filosofías, terapias y posturas espirituales.

Después de haber probado todos y cada uno de los anteriores ejemplos, en algunas de sus presentaciones… desde mi experiencia directa puedo afirmar que mientras no se “purifica” la búsqueda… mientras no conectamos al movimiento natural y de origen que reside y surge bajo la insistencia mental de controlar, arreglar, manipular o fabricar… mientras no ponemos de lado la justificación y arrogancia mental… mientras reforzamos la idea de ser el «yo» que escribe la historia… esa “felicidad” que decimos buscar es imposible, por principio y fundamento.

Nada inherentemente negativo en “buscarla”, como la busqué durante tantos años.

Si hubiera sabido lo que no sabía, seguramente habría hecho lo que no hice... pero mi camino me llevó por donde me llevó… hasta que descubrí, reconocí, sentí que «felicidad» es nuestro estado natural.

Infinito como Es y como Somos… me mantengo en el camino de la felicidad conociendo más y más de ese estado.

Ya no buscando afuera la varita mágica.

… porque ahora sé que yo soy la varita de la Consciencia que Soy.

Seguimos ✨
...

¿Qué buscamos con la queja?

¿Qué esconde la moda de expresar lamento o inconformidad —como si no hacerlo fuera negar su existencia?

¿De qué habla el orgullo por mostrar “debilidades” —reforzando la mentira de que son tales?

Hay una “ilusión de catarsis y liberación” detrás de esos comportamientos.

Una fantasía de “recuperar el poder” al reconocer lo indeseado, y de “reivindicar el derecho” a preferir algo distinto a lo que está siendo.

Pero… ¿realmente alguien puede “robar” ese derecho, o es un auto-secuestro?

… ¿de qué hay que “liberarse” sino del juicio propio?

Se observa cada día mas una tendencia a aplaudir a quienes “se atreven” a mostrarse vulnerables, confundidos, cansados, abrumados.

… sin notarlo se pelea una batalla manufacturada, delirante, engañosa.

¿Quién es ese “enemigo” que “ataca” y ante quien se requiere tanta defensa?

Aparecemos en el mundo vulnerables. Es un estado NATURAL.

Tan natural como sentirnos ocasionalmente confundidos, cansados, abrumados.

¿Qué tal en lugar de “defender” o “no ocultar” la experiencia de vulnerabilidad o agobio, mostrarla tan naturalmente como la de confianza, bienestar o alegría, sin contarnos historias que hagan unas más honorables que otras?

Generalmente quienes participan en el movimiento de “defensa a la vulnerabilidad” reciben palmadas en la espalda, palabras de aliento, apoyo, reconocimiento, aplausos y chocolate caliente.

Reciben lo que están realmente necesitando… pero aún no lo admiten.

Y en lugar de buscar, pedir o darse eso que necesitan, defienden el derecho a sentirse desprovistos de ello.

No se trata realmente de la “defensa” de la debilidad, porque no hay debilidad en sentir.

… se trata entonces de necesidades subyacentes y personales que piden ser vistas por lo que realmente son.

Paradójicamente, la queja es una forma de permanecer donde no se quiere, sintiendo lo que no se desea.

Normalicemos la pluralidad de sentires.

No hagamos más digna la vulnerabilidad que la fuerza. Ni al revés.

Como siempre digo : «Lo que no se ve, no se va.»

Detrás de la queja e interpretación de lo que nos lamentamos, hay algo que requiere ser visto, procesado, atendido y liberado. Algo a adueñarse.
...

“¡AY, PERO NO TE ENROLLES! DEJA LA PROFUNDIZADERA CON TODO”.

Escuché frases similares toda mi vida.

Y gracias a ese feedback persistente, dudé mucho y tanto de mí.

Sé que es popular, y que la mayoría de personas conecta más rápidamente a quienes hablan de experiencias de sentirse débiles, vulnerables, que comparten su dolor, confusión o miedos.

En general es así porque más personas se identifican con sentires similares, y se sienten cómodas y seguras enlazando desde allí.

Lo comprendo. Es un canal válido en sí mismo, aunque siento que se vive con frecuencia de forma disfuncional, creyendo que la vulnerabilidad es debilidad y que necesita rescate o “pobreciteo”.

Yo no vivo mi vulnerabilidad desde ese espacio. Tampoco la de otros.

En mi película han habido suficientes experiencias de debilidad, insuficiencia y dolor como para escribir una novela (o varias).

Pero parte de mi guión habla de inspirar a lo posible, invitar a recordar nuestra fuerza, y mostrar un camino alterno, poco visitado: el de vivir desde nuestra Grandeza.

Paradójicamente, ese «profundizar» que tanto me criticaban, ese ir más allá de las apariencias, sumergirme, cuestionar —y todo lo que ello implica— es la forma en la que gradualmente, en gerundio, y en proceso se ha…

* desenredado, alivianado y simplificado mi vida.

* disuelto la mayoría de lo que llamaba “problemas”.

* provocado experiencias de disfrute, serenidad, amor, compasión y paz.

* desaparecido experiencias de sufrimiento y estrés.

* activado y liberado la confianza para usar el poder que surge a través de mí, conduciendo mi trabajo, canalizando servicio, creatividad y abundancia.

* purificado mis intenciones y hecho mis acciones más armónicas y alineadas.

* sintonizado mi frecuencia con la de individuos y elementos en bandas similares.

* despertado el reconocimiento y conexión a mi Verdad.

No es popular hablar de nuestra Grandeza, de nuestra fuerza. Mi deseo es que lo sea.

Que más se conecten sin vergüenza a ella. Que no lo llamen ego. Que no le teman.

Que no sea más popular caernos y levantarnos, que aprender a volar.

Queda camino para andar. Quedan pasos. Quedan experiencias.

Ahora es que queda profundizadera.
...

Tenías dos meses de vida extrauterina. Con tus ojitos entrecerrados, buscabas la teta de mamá.

Frente a tu pastel de cumpleaños, todos cantaban, aplaudían y sonreían. Tus ojos miraban fijamente esas tres velitas prendidas que esperaban por tu soplo.

Tu rodilla sangraba y la herida ardía. La bicicleta en el piso, junto a la roca que te paró en seco. De reojo viste a tu secreto amor adolescente temiendo que hubiese visto tu aparatosa caída.

La hoja en blanco que te devolvía la mirada te recordaba que no sabías las respuestas. Tu próximo semestre de esa materia en la Universidad colgaba de un hilo.

Buscabas con la mirada al camarero para pedirle otra ronda de café y croissants para todos. Las ideas fluían. Un nuevo proyecto nacía. Te latía el corazón rápidamente de tanto entusiasmo y creatividad.

La luz de las velas solo te permitían ver su silueta. La oxitocina aún recorría a toda velocidad tus venas después del orgasmo. Una sonría en tus labios y corazón al reconocer que ya no huías del amor.

¿Dónde están las toallas húmedas? Siempre están al lado de los pañales, pero hoy no las ves. No puedes alejarte mucho. Tu bebé se mueve cada día más. Decides lavarle el culito en el lavamanos mientras sus ojitos y los tuyos se encuentran y se sonríen mutuamente.

Tomas el teléfono en automático. Abres Instagram por costumbre. Lees algunos posts. Tus ojos están en estas letras, en este momento.

… cuántos ahoras… incontables experiencias… pensamientos, sentimientos, percepciones, sensaciones y relaciones que han aparecido y desaparecido de la película de tu vida.

¿Qué es lo ÚNICO que ha estado siempre presente?

¿Qué es lo ÚNICO que nunca ha “aparecido” ni “desaparecido” en el vaivén de las olas de cada momento?

¿Dónde consigues a ese “yo” testigo de cada pensamiento, sentimiento, percepción, sensación?

Si ese testigo que ha estado siempre, permanece inalterable… ¿por qué le presto más atención a todo lo demás que aparece y desaparece?

Sea lo que sea, sea quien sea… que estaba detrás de los ojos que buscaban la teta de mamá… ¿es lo mismo que está leyendo estas letras?

Seguimos ✨
...

Sucedió en el 2007, casi 14 años atrás.

Me registré a un fin de semana de 3 días de inmersión total en constelaciones familiares en grupo con @carolacastillooficial

No se trataba de aprender sobre constelaciones, sino de vivirla la experiencia de constelación propia o ser parte de la de otros.

Mi admiración y respeto por La Maga Carola eran tan grandes como ahora, solo que en aquel entonces la miraba desde “mi” pequeñez, no desde la grandeza desde la que hoy la admiro, respeto y quiero, con más consciencia.

Éramos un grupo de unas 20 o 25 personas si recuerdo bien. Lo que sí recuerdo claramente es que Carola prácticamente no cruzaba mirada o palabra conmigo.

Cada vez que yo levantaba la mano para preguntar algo, o me ofrecía para ser parte de una actividad, ella pasaba de mí.

Yo insitía. Ella también.

Hasta que el último día, en la mañana… finalmente ¡me miró cuando levanté la mano!

Pensé que respondería mi pregunta.

Ella dijo:

- - “¿Conoces la capa de Harry Potter?” (la que te hace invisible).
- - “Sí”, le respondí.
- - “Póntela”, dijo. Y siguió con la actividad.

Quedé helada. En el sitio. No sabía qué decir o hacer.

Todos me miraron igualmente silentes.

Sentí que me fundí en la silla.

Pero mi compromiso con mi despertar ha sido irreductible e implacable desde muy joven, y determinada a ver qué había allí para mí… no había espacio para la víctima, para la ofensa, para la pataleta.

Criticar al maestro no me mostraría lo que yo estaba buscando.

Yo confiaba en Carola y estaba determinada a confiar en que su sabiduría me estaba diciendo algo, más allá de mi profunda incomodidad y los pedazos de ego que quedaron pegados a la silla.

El espacio era el del trabajo, la búsqueda, el revolcón.

El de mirarME aunque no me vieran otros.

«Para encontrar, tenía que buscar más. Y sufrir no era mi primera opción.» (citando a Carola).

Esta historia de profundo respeto por el maestro, el aprendiz y la lección, me ha acompañado desde entonces.

Gracias de corazón Carola, por estar en mi historia, por respetarme como alumna, por haber visto a través de mí, y por ese amor que sentí punzo-penetrante y que abrió otro agujero por el que salió mi luz.

Seguimos ✨
...

© 2020 Evelyn Mezquita / Dynamic Creations Assoc., Inc.