cruzando el puente entre
lo Intangible y lo pragmático

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Miradas y procesos de Espiritualidad práctica para despertar y crear una vida más profunda, con sentido y en «flow»

Happy Now

Sea la que sea tu búsqueda, sea el que sea tu reto, esto es lo que encontrarás aquí y en mí: UNA obsesión implacable POR utilizar lo cotidiano como contexto para despertar y expandir la consciencia.

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

En dos platos, de esto se trata: espiritualidad práctica*

*Espiritualidad Práctica: Principios y perspectivas de índole espiritual que se aplican en la cotidianidad, con el fin mayor de activar y profundizar procesos de despertar, expansión y evolución.

Profundiza, acelera y Aterriza tu viaje de Despertar

¡Inicia el 31/10!

Ser Padres Conscientes

Programa de 9 semanas

Acompañamiento VIP 1a1

Procesos a la medida

El Mapa
del Deseo

Programa de 6 semanas

Llévate GRATIS esta herramienta para tu Expansión

Para destrancarte, clarificarte y alinearte a tu verdad, obtén gratis la Guía de «Exploración Dinámica»

SIgue mi mensaje
@elpoderdeser

Este es un tema que me causa fascinación.

Porque es mucho lo que sé que no sé.

Pero más aún… lo que no sé que no sé.

¿Cómo saberlo qué es lo que no sé que no sé?

No puedo.

Solo en retrospectiva puedo informarme de que algo que antes no sabía, ahora sí lo sé.

Y aún así, sigue existiendo todo eso que no sé… que no sé.

«No saber» tiene ventajas en algunos aspectos.

Puede eximirme de responsabilidades incómodas y no preferidas, por ejemplo.

Pero también, el no saber, me limita a escoger solo entre aquello que sé.

¿Y qué tal si lo que sé no es lo que escogería si supiera más de lo que hay para saber?

¿Estoy presa e hipnotizada dentro de unos pocos saberes?

¿De qué me pierdo al creer que sé lo necesario?

¿Dónde estaríamos, como especie, si algunos no hubieran decidido ir más allá de “lo que hay”, “lo que es”, “lo que es posible”, “lo seguro”?

Cuando ese «no saber» pone en riesgo la vida de alguien… ¿qué harías? ¿qué tanta importancia le darías? ¿Buscarías saber más?

¿Te das cuenta que la crianza de los hijos se vive desde ese espacio de saberes limitados? ¿De formas heredadas? ¿Desde un equipaje emocional no explorado?

¿No te pone los pelos de punta saber que no solo tú, tus hijos, o tus sobrinos, sino la humanidad entera, hemos sido o están siendo criados de esa forma ciega, limitada, repetida y básica?

A mí me remueve cada fibra. Me sacude. Me invita. Me obliga. Me compromete.

A pocos días de iniciar la 12ava. edición de Ser[Padres]Conscientes (el Miércoles cierra el registro) insisto en que «Amar No Es Suficiente».

El programa es una EXPERIENCIA que integra lo psicológico con lo espiritual, sin “tips” conductistas para controlar a los niños.

La mirada espiritual la comparto desde 35 años de evolución en la entrega obsesiva y apasionada al estudio de temas de expansión de consciencia. Lo digo con responsabilidad y ética.

Y le sumo mi experiencia vulnerable como mamá de un hijo de 17 y madre prestada de una de 19.

¿Quieres saber algo de lo que quizá no sabes que no sabes?

Revisa el enlace en la bio.

Espero acompañarte a que juntos, sepamos más de amor, de crianza, de evolución, de despertar. De ti. De mí. De los locos bajitos.
...

Cada uno en nuestra película.

Cada uno en nuestro momento.

Cada uno mirando en sí y alrededor de su experiencia.

Después de probar muchos caminos, me di cuenta que unos eran más directos que otros.

Reconocí que si bien aprecio haber explorado y vivido lo que exploré y viví, no todo fue realmente necesario ni tan valioso como en algún momento me pareció.

El «camino directo» como le llaman en el Advaita Vedanta es un proceso de discernimiento y “comprensión” filosófico-existencial que, en mi experiencia, cada día enriquece más mi andar.

Observo que, en mi película, muchos de los pasos que di, las rutas que tomé, las ilusiones que compré, los cuentos que me eché, las historias que me dije… no eran ni verdad, ni necesarios.

Sin llorar por la leche derramada, lo vivido pone muchas definiciones e interpretaciones en perspectiva de cara a los siguientes pasos.

Y me ayuda a distinguir para invertir sabiamente mis respiros.

Mientras unos hackean sistemas biológicos, tecnológicos o productivos… mi deseo e intención es facilitar que a quienes acompaño encuentren el camino directo a lo que SON, más allá de las apariencias e ilusiones mentales que, tarde o temprano terminan en calles ciegas… porque buscan compensar, contrarrestar o controlar elementos externos… sin realizar que están buscando insistentemente… el agua en la que nadan.

Las fórmulas basadas en controlar creencias… en auto-convencernos de nuestro valor buscando manipular resultados como prueba de nuestra capacidad… en fortalecer la identidad… están basadas en buenas intenciones sin la menor duda, pero siguen reforzando la ilusión de la separación, de la dualidad entre el «yo-separado», ese que veo en el espejo… y quien Realmente Somos.

Cuando hablamos un solo idioma, castellano por ejemplo, puede parecernos complejo escuchar otro. Hasta que después de vivir el proceso de aprenderlo, nos damos cuenta que no era fundamentalmente complicado.

Solo no lo sabíamos.

Igual sucede con el despertar.

El despertar es un idioma.

Seguimos ✨
...

Son tiempos bizarros.

Tan bizarros que, algunos maestros a quienes en ocasiones he acudido por su sabiduría o conocimiento, ahora resulta que, en estos tiempos de crisis colectiva, manifiestan comportamientos contrarios incluso a sus propias enseñanzas.

Y a veces pienso que trabajan para mí.

… para retarme a afinar mi discernimiento.

… para forzarme a desarrollar mi pensamiento crítico y no seguir a ciegas a nadie, por más sabio que sea.

… para promover mi auto-indagación e ir más a fondo en mis reacciones, respuestas y decisiones.

… para estimular mi confianza en mi Guía Superior, más allá de los cuentos de mi mente o los golpes de mis vísceras.

El mayor valor que puede ofrecer un maestro espiritual es ofrecer un hilo que al ser halado por el discípulo, abra nuevos mundos y nos lleve a profundidades y espacios propios que aún no hemos visitado.

Seguimos ✨
...

**Ya va… ya va…. ya va… pausa.**

Necesito silencio.

Necesito vacío.

Lo quiero, en realidad.

Las semanas antes del inicio de un programa, son semanas de mucha entrega, mucho “afuera” aunque sale de muy “adentro”, mucho escribir, mucho decir, mucho escuchar, mucho dar, mucho recibir, y mucho darME a otros.

Mucho movimiento.

Mucho plano físico, mucha identidad, mucha materia, como conceptos distintos a plano inmaterial y Esencia.

Y aunque yo parezca tan extrovertida… mi tendencia primaria es a la introversión y reclusión.

Al silencio, a lo invisible, al vacío… que está lleno de TODO.

Pero estamos en esta dimensión para interactuar con la fisicalidad y tanto la extroversión como introversión son parte del juego de la alineación y la evolución.

Por otra parte, mi foco está centrado en estos días en el despertar como individuos hacia una parentalidad consciente, pero no se equivoquen… que cuando inicie el programa y ya quien haya de estar en el él esté en ese viaje fascinante y sin retorno —con todo y lo exigente que también es para mí la entrega durante esas 9 semanas—… retomaré por aquí en IG, empezaré más constante con Telegram y con EvelynEyesNews mi agite de oficio para seguir promoviendo el despertar de lo humano a lo espiritual como un todo… utilizando el ojo de la tormenta que vivimos… como foco.

Porque… «No hay escape. Lo que hay es camino».

Me cuido, me atiendo, me centro y… seguimos ✨

p.d. tienes toda la info del programa en el enlace de mi bio. El registro cierra en solo 5 días.
...

A los 17 años, apunto de graduarme de bachillerato, me ofrecieron la oportunidad de viajar unos meses a Suiza a casa de unos amigos de mis padres, para aprender francés y expandir mi horizonte, tan pronto me graduara.

Me entusiasmaba muchísimo la idea. Soñaba con ello.

Me imaginaba caminando por lugares que no conocía y, aunque no había internet en aquel momento (sí, existe un momento de la historia en que no existía internet y sobrevivimos JA! you Millenials, Gen Z and Alpha, take that!) 😉 , yo me había tragado varios libros sobre Suiza y los amigos de mis papás me habían enviado fotos.

Peeeeeero Evelyn tenía novio.

Y sus prioridades en aquel momento estaban distorsionadas por la inmediatez (y las hormonas).

Totalmente válido. No me critico por el momento que viví. Ni por la decisión que tomé y la que no tomé.

Escogí no ir.

Puse en pausa un deseo.

Y la vida siguió (sin el novio con quien terminé meses después) y continuó sin mayores consecuencias.

Fui a Suiza finalmente a mis 21 años, cuando pasé tres meses sola de mochilera por Europa.

Pero… no todo en la vida es tan inconsecuente.

Cuando hablamos de hijos, por ejemplo… no educarnos, no aprender a criar, no mirarNOS para saber quiénes somos o seremos como padres, no conocerNOS… cobra.

Y caro.

Porque como hijos no esperamos.

Seguimos creciendo y necesitamos padres más conscientes, más respetuosos, que hayan explorado sus crianzas y su equipaje emocional, para no vaciar en otro individuo sus incompetencias.

No hablo de seres humanos “perfectos”.

Hablo de seres humanos más despiertos y conscientes. Más alineados. Menos reactivos y dormidos a lo que sus hijos, sea que los tengan ahora o quizá algún día… necesitan.

Por esa claridad que tengo, es mi pasión de entregar lo que tengo para dar.

La doceava edición de mi programa online Ser[Padres]Conscientes ya abrió registro. Solo por 7 días. Porque iniciamos el 31 de Octubre.

Porque los hijos no pueden esperar.

Porque tenemos una responsabilidad con nosotros, con ellos y con la humanidad.

Tienes toda la info en el enlace del perfil. Toda todita toda. Lee bien, please.
...

Para algunas personas, en algún momento del despertar, lo que voy a decir se SABE cierto, más allá de repetirlo porque suena cool, porque nos sentimos más sabios al decirlo, o porque reaccionamos como loros espirituales:

«Como seres humanos, no tenemos un Alma. El Alma nos tiene a nosotros»

Léelo nuevamente.

Dale tiempo y espacio para que se asiente.

Fin del comunicado.

Seguimos ✨
...

Tengo que andar atenta…

Especialmente cuando hago campañas educativas previo a Ser[Padres]Conscientes (¡mañana abrimos registro!) entro en un modo dual entre el hacer y el sentir muy muy muy intenso.

Por una parte, los correos que escribo y les envío a diario a quienes tienen la Guía «Amar No Es Suficiente» salen de muy adentro de Evelyn.

De su espacio de memorias más emocionales. Y pues es necesario activar el sentir a tope a través de todos los medios que tengo disponible: conexión intuitiva, meditación, música, presencia plena, movimiento del cuerpo.

Por la otra, mi mente no se detiene con todo lo que hay que hacer (¡¿qué sería de mí y del programa sin la sensatez de Leo y el orden que me pone?! 🤪) para la coordinación de todos los #liveconalma, de las respuestas a tantas preguntas, de la grabación de videos, etc.

Y pues mis consentidos clientes de procesos 1:1 están allí, en movimiento constante y diario, mientras yo les acompaño, lo cual también requiere un coctel de sentir, hacer y conexión de frecuencia elevada.

Tengo que andar atenta… a mantenerme en estado conexión MÁS ALLÁ de lo real que parece todo… de Evelyn… de su mente, de su corazón, de su cuerpo, de los "pendientes por hacer".

Más allá de sus historias, de las ilusiones que pululan por doquier. Para no perderme entre ellas.

Porque el succionador remolino de la cotidianidad es altamente seductor.

Estar consciente de la Verdad de lo que Realmente Soy, de lo Verdadero, va mucho más allá del valioso mindfulness.

Es tan sutil… tan delicado…

Y es que la realidad parece tan real… que nos la creímos.

Sigo jugando, pero reconociendo el juego.

Así que mañana, cuando abran por solo 8 días las puertas de registro a Ser[Padres]Conscientes… recordaré para qué estoy aquí: para servir y sumar a la evolución de la humanidad UN individuo a la vez.

Tienes TODA la info en el enlace en la bio.

Seguimos ✨
...

Sé que hay gente incómoda, “triggeada”, activada por mis mensajes, por lo que comparto —especialmente en los pasados meses de crisis colectiva— y en resistencia ante información y recursos que he ofrecido.

Gente que ha querido distanciarse y no escuchar. Cada quien desde su razonamiento.

Es válido. Y también disfuncional.

Porque aunque el activador venga (aparentemente) de “afuera”, el fuego que se prende viene de “dentro”.

Molestia, miedo, rabia son emociones que nos alertan que hay algo detrás que pide ser visto y atendido.

Son valiosos y necesarios mensajeros.

No hablo de motivación de cajita ni perspectivas cool de desarrollo personal.

Hablo de factores que apoyan nuestro despertar espiritual, expansión de consciencia.

Hablo de evolución.

Las emociones no están para ser suprimidas, “superadas”, ignoradas, arrastradas o peleadas. Hacerlo nos ancla en bajos niveles de frecuencia y consciencia, y nos mantiene anclados en ilusiones, mentiras e historias que desaceleran la evolución.

Intelectualizar la experiencia y desconocer el hecho que nuestras emociones están siendo activadas por elementos externos, es entregar nuestro poder y convertimos en esclavos.

Por una parte, esclavos de cualquier persona o elemento que potencialmente nos muestre eso que activa nuestros miedos y rabias, porque viviremos evitándolo, consciente o subconscientemente.

Esclavos ciegos del escape.

Escapamos de personas, circunstancias, temas o factores que nos activen esas emociones que no deseamos, buscando algo o alguien que nos ofrezca algún tipo de seguridad.

En esa posición de miedo o rabia irracional, que además no es explorado, estamos nublados.

Y solo veremos aquello que creemos que nos “protege”.

Esa “protección” puede venir en forma de distracción, disfrute, obediencia, depresión, negación, inmersión sobre-dimensionada al trabajo.

Incluso accidentes, dramas, enfermedades. Peos grandes o pequeños.

Pero… la causa raíz, sigue estando allí, enquistada.

Finalmente, en la medida que vamos haciendo el trabajo de despertar… nuestras verdades van cambiando porque vamos reconociendo que algo creíamos que era verdad… no lo era.

«No hay escape. Lo que hay es camino» —EM
...

El Sábado pasado se celebró el Día Mundial de la Salud Mental, y compartí en stories sobre mi experiencia personal con episodios de ira cuando era adolescente, depresión, un intento de suicidio y otras expresiones de no-salud mental.

Mencioné en esos stories los caminos que tomé para sanar, trascender y evolucionar a partir de mi experiencia.

La psicoterapia fue mi primera herramienta. A la que sigo acudiendo cuando considero oportuno.

Pero no me cabe duda que ha sido mi viaje de despertar espiritual y expansión de consciencia lo que marcó el antes y el después que hace que especialmente en los pasados 15 años, el movimiento de mi evolución haya sido constante y ascendente.

Por eso la pasión con la que comparto sobre el viaje de despertar viene de mi convicción experiencial, no teórica.

Después de 18 años de maternidad (incluyendo 9 meses de embarazo) puedo decir que mi experiencia ha estado, afortunadamente, marcada igualmente por el viaje de despertar espiritual.

Los textos sobre crianza están cargados de bienintencionadas respuestas, afirmaciones, declaraciones, consejos, teorías.

Incluso la #crianzaconsciente y #crianzarespetuosa nos dice qué debemos hacer como padres, qué hacer ante conductas de nuestros hijos, que hay que empatizar, marcar sanos límites, ser pacientes y amorosamente firmes…

… pero el gran reto está en llegar a desarrollar la mirada para ser capaces de vivir todo eso.

En mi experiencia, ello no se logra comprendiendo teorías, ni con afirmaciones, ni aferrándonos a la lógica o meditando (que lo amo).

Al ritmo y profundidad de cada quien, pero es indispensable iniciar un viaje de desarrollar la mirada más allá de lo mental, de lo emocional, de los paradigmas basados en la identidad.

De más está decir que esta perspectiva aplica a todo: a nuestra dimensión como pareja, hijos, emprendedores, ciudadanos.

Nuestro programa online Ser[Padres]Conscientes es una manera de iniciar ese viaje. Te invito a leer la info en la página SerPadresConscientes.com (enlace directo en perfil)

Iniciamos el 31 de Octubre.

Hoy hay #liveconalma Mañana también, y el Jueves y el Viernes. Y la semana que viene!

Activa las notificaciones 👌🏼
...

Comprendo el miedo.

Comprendo la frustración.

Comprendo la incomodidad.

Comprendo la preferencia de distanciarnos de lo que nos active experiencias indeseadas.

Lo comprendo.

Comprendo también que cada uno tenemos un ritmo. Un momento. Una forma. Un camino.

Y mi compromiso es mi amorosa y firme invitación a despertar, que se mantiene con respeto y compasión.

Porque... “No hay escape. Lo que hay es camino”.

Y es inevitable andarlo.

Abrazos muchos, de corazón a corazón,

Evelyn ✨
...

Esta semana y por las próximas tres, mi foco comunicacional estará centrado en la transformación a la que nos invita tanto nuestra parentalidad (el rol de padres) como nuestra “hijez” (nuestra experiencia como hijos).

¿Dije “invita”?

Ah, perdón… es más como un “nos empuja”, “nos fuerza”, “nos obliga” 😉

Sin drama ¿eh? Pero también sin azúcar. Como la imagen 🐘💕

Y eso, tengamos hijos o no.

Porque muchas veces, precisamente la decisión de no tenerlos pasa por la relación que tenemos con nuestra propia crianza.

A inicios de este año, en la edición 10 de nuestro programa online Ser[Padres]Conscientes, le sumamos los corchetes [ ] al logo porque definitivamente «ser padres conscientes» para por ser «seres conscientes».

Y si bien el programa gira en torno a la parentalidad… nos enfocamos mucho, pero mucho MUCHO en la perspectiva como individuos.

ESE es, para mí y cientos de personas que han vivido el programa, el mayor factor diferenciador de SPC.

Porque… «Somos los padres que somos DESDE los individuos que somos».

Estoy convencida que el foco primario de la crianza necesita ponerse sobre quien la ejerce: los padres.

Y mientras más nos educamos para criar, más nos transformamos como individuos.

De allí el efecto baña nuestros demás roles: padres, pareja, hijos, amigos, emprendedores, ciudadanos.

La nueva edición, el Grupo 12 de SPC inicia este 31 de Octubre. Y en las próximas tres semanas vengo con #liveconalma y #liveconproposito con invitadxs especiales.

Empezamos mañana con Erika de @prolactancia a quien respeto por su coherencia y talento, y aprecio por su calidad humana.

Puedes leer sobre el paradigma desde el que viviremos las intensivas 9 semanas online + detalles del programa + descargar la Guía Gratuita de Exploración Dinámica «Amar No Es Suficiente» en el enlace en la bio.

Te sugiero activar las notificaciones para que aproveches lo que estaré compartiendo.

¡Seguimos! ✨
...

Podemos vivir los principios espirituales en todas las áreas de la experiencia humana.

Incluyendo en los conflictos.

Vivir desde la perspectiva espiritual no necesariamente implica INACCIÓN o PASIVIDAD de nuestra parte, especialmente ante las injusticias y violación de derechos inalienables.

Una vez más, Rupert Spira lo explica magistralmente en una corta respuesta que puedes encontrar en un video en su canal de YouTube, bajo el título «Taking Action on Behalf of Our True Nature».

Creer que las personas que vivimos una práctica y camino espiritual, no nos plantamos ante una injusticia, o no tomamos acciones para atender un conflicto, incomodidad, rabia, molestia, etc., y que solo sonreímos y flotamos, que no nos mueve… es tener una perspectiva limitada o distorsionada de lo que es “la espiritualidad”.

SI bien no me identifico con ninguna religión ni dogma, estudié en un colegio de monjas, y recuerdo que me encantaba la historia de cuando Jesús echó a los mercaderes del templo sin delicadeza alguna y en una evidente ola de profunda molestia.

Un detalle que considero tremendamente relevante, es el título del video que menciono: «Tomar Acción en Nombre de Nuestra Verdadera Naturaleza».

¿Por qué es importante?

Porque la mirada que @rupertspira comparte en el video tiene sentido solo cuando hemos hecho el trabajo de ahondar en esa «Verdadera Naturaleza» y no la confundimos con el yo-separado / el ego / la identidad… que es la mirada en la que nos encontramos automáticamente si no hemos transitado un camino de auto-indagación y despertar.

No es un tema de juicio, ni de ser “mejores” o “menos mejores” por haber andado ese camino.

La analogía que hago es no saber nadar.

No hay nada inherentemente negativo en no saber nadar.

Pero sin duda, si no hemos aprendido a nadar y nos lanzamos al mar, es altamente probable que traguemos mucha agua y quizá nos ahoguemos 😬
...

Sé que no es estratégico publicar en IG un Viernes en la noche porque genera poco engagement.

Sé que lo crudo de mi mensaje incomoda a quienes prefieren información más edulcorada, ligera, divertida o simple.

Sé que no me monto en olas populares como retos, give aways, concursos, reels, Tik Tok, o celebraciones con fiesta y baile.

Sé que mi feed no tiene la estética, el orden o la preparación que recomiendan los expertos.

Sé que mi empatía no luce como la tradicional.

No tengo juicio alguno sobre nada de lo anterior. Te lo juro. Lo anterior son descripciones. Solo eso.

Descripciones en las que reconozco que no me encuentro.

Pero… ¿sabes qué también sé?

Sé de mi pasión genuina por profundizar y llevar un mensaje que promueva la práctica de la espiritualidad y el despertar.

Sé que comparto aquello que he estudiado, lo que me pertenece y sale de mis entrañas, y que lo que te doy me lo he mamado primero yo en vivo y en directo.

Sé de mi amor profundo por la humanidad. Especialmente por los “locos bajitos”, diría Serrat.

Sé que el despertar no siempre viene empaquetado como a mi mente le gustaría, pero confío en la intención benevolente y evolutiva detrás de cada evento.

Sé de la poderosa —a veces radical— transformación que viven quienes he tenido el privilegio de acompañar en mis programas, especialmente en Ser[Padres]Conscientes, y en mis procesos 1:1.

Sé que cabemos todos.

Sé que mi verdad no amenaza la tuya.

Sé que soy más que la suma de mis partes.

Sé que digo lo que siento y siento lo que digo.

Sé que puedo caminar junto a quien piensa diferente a mí.

Sé que todos tenemos algo para entregar, y yo lo entrego a consciencia.

Sé que la resonancia se hace cargo del flujo de personas que entran y salen de esta cuenta.

Sé que tú y yo somos más que el personaje que vivimos.

Sé que hay más… mucho más.

Sé que se me quedan muchos saberes que no caben en este post.

Gracias a quienes me ven más allá de mis apariencias.

Seguimos… ✨
...

Entre el embarazo y la vida de mi hijo fuera de mi cuerpo, han sido poco más de 18 fantásticos, sublimes, divertidos, profundos, creativos, intensamente amorosos, y nada convencionales, años como mamá e individuo.

Ser mamá fue mi foco de entrega más dedicado, apasionado, disfrutado y exigente.

Conocí dimensiones que no hubiera podido ni imaginar, a través de la maternidad.

Sin duda alguna ha sido —y sigue sigue siendo— el catalizador y acelerador más potente de mi proceso de despertar, expansión y evolución.

Y ya se terminó.

Después de vivir solos cuando me divorcié y él tenía 3 años. Después de volver a vivir en familia cuando me volví a enamorar, a sus 6. Después de mudarnos de país a sus 7. Después de incontables aventuras… y de vivir año y medio como nómadas digitales alrededor del mundo a sus 16…mi hijo y yo ya no vivimos juntos.

Ya no soy mamá.

Digamos que, ya no estoy en servicio activo.

El contexto hace LA diferencia a la hora de comprender una situación, una reacción, una decisión.

Y en esta ocasión no te daré los detalles de la circunstancia que vivo, porque no me pertenecen a mí sola. Pero puedes creerme cuando te digo que ellos hacen que mi experiencia tenga los colores que tiene y no otros.

A causa de esos detalles particulares, mi experiencia no es la misma que la del “síndrome del nido vacío”, como llaman a la experiencia que viven los padres cuando sus hijos se van de casa.

Llevo una semana sola en casa. En silencio la mayor parte del tiempo, a excepción de sesiones y mensajes con clientes 1:1, y algunos stories.

Dos experiencias han destacado y de ellas hablaré en los próximos días:

* El «no-apego», distinto al “desapego”.
* El «saber» en lugar del “pensar”.

Habiendo pasado esta semana, estoy lista para ponerle fecha a la edición #12 de Ser[Padres]Conscientes.

Iniciaremos la última semana de Oct o la primera de Nov. Esta semana SIN FALTA aviso.

Y la campaña informativa será TAN hermosa y poderosa. Lo sé 😊

Cada edición del programa ha superado la profundidad y potencia de la anterior pero esta nueva… marcará un ANTES y un DESPUÉS en el programa.

De corazón a corazón,

Seguimos ✨
...

© 2020 Evelyn Mezquita / Dynamic Creations Assoc., Inc.